Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Este sitio web está optimizado para navegadores de última generación, puede descargar gratuitamente alguno de los recomendaos, Chrome, Safari, Firefox, Internet explorer.



La combinación del cepillado de dientes con el uso de un colutorio es la opción de higiene bucodental mejor aceptada por la población


Regina Izquierdo.
Periodoncista y directora de la revista “Cuida tus Encías”

¿Es necesario el empleo de colutorios en los cuidados de la salud bucodental? 
Los colutorios pueden ser una herramienta preventiva y/o terapéutica muy útil en determinados casos. La evidencia científica avala la alta eficacia de algunos antisépticos en el control del biofilm oral y la reducción del sangrado, así como del flúor en la prevención de caries.
Pero, además, considero que su uso está justificado dadas otras dos circunstancias: 1) la alta prevalencia de enfermedad periodontal/periimplantaria entre la población adulta, así como de la caries en todos los grupos de edades; 2) y porque existen evidentes limitaciones en las medidas de higiene rutinarias (cepillado + limpieza espacios entre dientes). Así pues, hemos de considerar el colutorio como un complemento a tener en cuenta para la correcta higiene bucodental.

 

“Los colutorios pueden ser una herramienta preventiva y/o terapéutica muy útil “

 

¿Cuándo lo considera imprescindible?   
Deberíamos recomendar el uso de colutorios en aquellas personas que de verdad lo necesite, y con una determinada composición, según sea el tipo de patología que se quiera prevenir o tratar. Por eso, siempre hay que seguir las recomendaciones de uso de un especialista.

En personas con alto riesgo de caries recomendaremos, junto al control dietético (evitar consumo de azúcares), el uso de un colutorio con alto contenido en flúor (eso sí, a partir de los 6 años, para evitar el riesgo de ingestión accidental). Y en personas con mayor predisposición a problemas de las encías o dificultades evidentes en el control mecánico de la placa bacteriana, recomendaremos aquellos formulados con antisépticos, como son la clorhexidina, los aceites esenciales, CCP, triclosán…

La frecuencia de uso se determina también en función de las necesidades/características de cada persona; pero, en general, hemos de distinguir si la finalidad de su uso es preventiva o terapéutica: en el primer caso, con usarlo solo 1 vez al día (por la noche) podría ser suficiente; en el segundo, se aconseja 2 o 3 veces al día, normalmente durante un período limitado de tiempo (que también debe determinar el profesional).

 

“Un colutorio debe tener una elevada eficacia, ser seguro, compatible con la formulación de pastas dentífricas, con afinidad por las superficies dentarias y los tejidos, y con buen sabor”

 

¿Qué colutorio escoger?
Las principales diferencias entre los colutorios se encuentran en su composición y en su formulación, lo que hace que no todos sean igualmente efectivos a pesar de contar con los mismos componentes. Hay numerosos colutorios comercializados: con efecto antiséptico, con flúor, para el tratamiento de la boca seca, de la halitosis, de la hipersensibilidad dentinaria e, incluso, para blanquear los dientes, si bien algunos con dudosa eficacia clínica. También podríamos establecer diferencias entre ellos teniendo en cuenta si contienen o no alcohol, pues estos últimos no son bien tolerados por personas con mucosas frágiles o boca seca, dejando una sensación de irritación transitoria tras su uso. Por último, otros muchos colutorios no tienen más que una finalidad cosmética, es decir, que no sirven más que para refrescar o dejar buen sabor de boca sin aportar ningún beneficio terapéutico.

Respecto a qué propiedades básicas se le deben exigir a un colutorio, principalmente que tenga elevada eficacia, ausencia de reacciones adversas, que sea seguro en su uso, que sea compatible con la formulación de pastas dentífricas, que tenga afinidad por las superficies dentarias y los tejidos con el fin de prolongar su efecto, que tenga buen sabor…

¿Qué uso se hace en España de este recurso de higiene bucodental?
En los últimos años se ha observado una mejora progresiva de los hábitos de higiene bucodental entre los españoles, siendo el uso del colutorio el que mayor crecimiento ha experimentado, de manera que aproximadamente el 40% de la población los utiliza. La combinación del cepillado de dientes con el uso de un colutorio es la opción de higiene bucodental mejor aceptada por la población, bastante por encima del uso de métodos de limpieza entre dientes (hilo o cepillos interdentales), que son realmente los más efectivos para eliminar la placa bacteriana en estas zonas de difícil acceso.

A veces se hace una mala utilización de estos recursos, pues muchos consumidores de colutorios no son conocedores de sus propiedades terapéuticas y basan su decisión de compra en el sabor y el precio, y no tanto por la recomendación específica de su dentista.

 

“En algunas ocasiones, son los mismos pacientes los que te piden que les recomiendes un colutorio de mantenimiento”

 

¿A sus pacientes les recomienda el empleo de colutorios?
Entre mis pacientes, en general, la aceptación de los colutorios es muy alta, dado que es un recurso que no necesita de mucho esfuerzo para su uso. En algunas ocasiones, son los mismos pacientes los que te piden que les recomiendes un colutorio de mantenimiento, aunque no lo necesiten, sobre todo en pacientes altamente motivados en el cuidado de su salud bucodental. En cualquier caso, como mensaje final creo que es importante recalcar que los colutorios son un complemento de la higiene bucodental básica (cepillado+limpieza interdental) y nunca un sustituto. Así mismo, es indudable que los colutorios son un aliado perfecto para la prevención de patologías tan comunes como la caries, la infección de las encías y un apoyo imprescindible en múltiples procedimientos terapéuticos (tratamiento periodontal, tras cirugías,…). Por último, recordar que para decidir qué colutorio usar hay que dejarse aconsejar por un profesional, que determinará cuál es el más adecuado en cada caso.

 






Contacto
Antonio López Aguado, 4, 28029 Madrid. | T 91 314 27 15 | Email: sepa@sepa.es