Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Este sitio web está optimizado para navegadores de última generación, puede descargar gratuitamente alguno de los recomendaos, Chrome, Safari, Firefox, Internet explorer.



Noticias

¿Oil pulling para el cuidado periodontal? Dudas, certezas y precauciones


En los últimos años, es habitual en las consultas dentales recibir casi diariamente preguntas de pacientes sobre los enjuagues con aceites naturales o, incluso, si es bueno frotarse las encías con aceite del árbol de té o con aceite de coco.

El número de personas que demandan la utilización de tratamientos naturales está creciendo exponencialmente. Cada vez se le atribuyen más propiedades al aceite de coco. Pero ¿en qué se basa todo esto? ¿Qué hay de cierto en estos procedimientos?

Las personas más implicadas en la utilización de productos naturales habrán oído hablar del “oil pulling” con aceite de sésamo. Es un procedimiento milenario, procedente de las técnicas indias de Ayurveda, que consiste en realizar fuertes buches con aceite de sésamo, durante 20 minutos. Se debe seguir enjuagando hasta que cambia la viscosidad del aceite y se vuelve lechoso. Tradicionalmente, se consideraba que este enjuague eliminaba las bacterias de la boca e influía positivamente en evitar la colonización de bacterias a otras partes del organismo.

Durante años se ha considerado una pseudociencia y que su hipotético efecto no era más que efecto placebo. Sin embargo, en estos últimos años los estudios realizados observan que sus resultados favorables, en cuanto a prevención de la acumulación de biofilm y de gingivitis, están basados en una saponificación de las grasas existentes en el aceite, lo que provoca la formación de iones de bicarbonato, que son efectivos limpiadores.

El procedimiento original era con aceite de sésamo, pero se tiende a utilizar aceite de coco por su mejor sabor y por su alto contenido en antioxidantes. Eso sí, no debe tragarse ni aspirarse accidentalmente, para evitar la entrada de toxinas con el aceite. Pasados los 20 minutos, se debe escupir el aceite, enjuagarse a fondo y realizar un lavado exhaustivo de los dientes, junto con la utilización de hilo dental y/o cepillo interdental.

No deja de ser un colutorio natural, que podría ser equivalente, según algunos estudios, a un colutorio de tipo químico sin sus efectos secundarios (al menos conocidos a largo plazo), pero con el inconveniente de que dicho procedimiento necesita bastante tiempo para ser realizado de una manera correcta (lo que dificulta su cumplimiento).

En cualquier caso, se trata de un procedimiento adicional (coadyuvante) a la limpieza mecánica con cepillo e hilo dental.

 

Para más información aquí

 

 






Contacto
Antonio López Aguado, 4, 28029 Madrid. | T 91 314 27 15 | Email: sepa@sepa.es