Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Este sitio web está optimizado para navegadores de última generación, puede descargar gratuitamente alguno de los recomendaos, Chrome, Safari, Firefox, Internet explorer.



Noticias

Qué es un injerto de encía


En las revisiones periódicas de tu boca quizá hayas escuchado a tu dentista hablar de "injerto de encía". Se refiere a un sencillo y prácticamente indoloro procedimiento quirúrgico relacionado con el retraimiento de la encía, que sirve para corregir la pérdida de encía, aumentar su cantidad, dar nueva forma y aspecto saludable al tejido alrededor del diente o implante.

Las encías retraídas se producen cuando ese tejido que rodea al diente se va desplazando, generalmente por cepillados intensos o por enfermedades en la encía, dejando la raíz del diente al descubierto, pudiendo aumentar de esta manera la sensibilidad dental. Esta pérdida de encía también puede producirse alrededor de los implantes dentales.


Suele ser un proceso a largo plazo y a veces nos damos cuenta de que la raíz de nuestros dientes está expuesta porque aparece la sensibilidad dental, por ejemplo, al beber algo frío, por el aspecto alargado de los dientes o por la exposición del cuello metálico del implante.

Es en esos casos cuando nuestro dentista nos recomendará un injerto de encía, que ayudará a prevenir infecciones y mejorará la salud de nuestros dientes e implantes.

Pero ¿en qué consiste?

Se trata de una operación de microcirugía, con anestesia local y una recuperación rápida en el postoperatorio, en la que se procede a cubrir con tejido de nuestro paladar la raíz del diente que ha quedado expuesta, o aumentar la cantidad de encía alrededor de implantes, de tal manera que se vuelve a tener protección frente a bacterias e infecciones y, en el caso de los dientes, se puede cubrir parcial o totalmente la raíz dental expuesta.

Con ella disminuimos la sensibilidad dental, controlamos mejor el acúmulo de placa bacteriana en dientes e implantes y reducimos así la tendencia a inflamación; además, tendremos nuestras piezas dentales más protegidas frente a patologías como la caries radicular, por ejemplo.

Tras la cirugía, debes seguir las recomendaciones de tu periodoncista evitando cepillar la zona intervenida hasta la retirada de los puntos y realizando el enjuague bucal antibacteriano recomendado.

Los injertos de encía también se realizan para cambiar la imagen de nuestros dientes (función estética), pues los retraimientos hacen que parezcan más largos y envejecidos.

Si vas a someterte a esta intervención quirúrgica, no te quedes con dudas y pregunta todo a tu dentista. Y si te ha gustado este post, compártelo en tus redes sociales.

Y recuerda: bocas sanas, vidas saludables.






Contacto
Antonio López Aguado, 4, 28029 Madrid. | T 91 314 27 15 | Email: sepa@sepa.es