HISTORIAS

Implantes dentales que cambian la vida

Los casos reales, de pacientes sometidos a terapia de implantes reflejan las dudas que suelen existir sobre este recurso terapéutico y los beneficios que se obtienen.

- 03 SEP 2020 | POR PACO ROMERO

Para Antonio Torres, acudir a la consulta dental del periodoncista era casi una obligación, por el deterioro progresivo en su salud bucodental fruto de inexistentes hábitos de higiene y del tabaquismo.

“Nunca me había cuidado la boca. Empecé a cuidarme a partir de que la doctora me explicara cómo estaban mis dientes y encías”, afirma. Antes de ponerse los implantes, “la doctora me enseñó a cuidarme la boca y me hizo demostrarle que estaba motivado para hacerlo y que lo hacía: de otra forma no me pondría los implantes”, reconoce este paciente, quien ahora entiende que “esto es vital e imprescindible para el mantenimiento a largo plazo de mis implantes”.

Su vida ha cambiado, así como su idea sobre la importancia del cumplimiento de unos hábitos rutinarios de higiene y del control periódico por parte de su odontóloga.

Sin embargo, Antonio recuerda que “pensaba que quitándome los dientes y poniéndome los implantes se iban a acabar todos mis problemas, y que no iba a necesitar ningún cuidado o tratamiento de mantenimiento”.

Su vida ha cambiado, así como su idea sobre la importancia del cumplimiento de unos hábitos rutinarios de higiene y del control periódico por parte de su odontóloga. “Soy consciente de que una buena higiene diaria y las visitas de mantenimiento son necesarias para tener las encías sanas, y así mantener la salud de mis dientes e implantes”. Es más, Antonio declara que “ahora ya se que de una boca con infecciones periodontales y caries pueden surgir serios problemas de salud”.

El resultado final, a su juicio, es satisfactorio. “Estoy muy contento. Pese a las reticencias que tenía, supieron transmitirme la importancia del tratamiento y cuidado de mi boca, y me ensañaron a cómo hacerlo”, concluye Antonio.