LA OPINIÓN DEL EXPERTO

“Una boca sana te deja en mejores condiciones para afrontar infecciones”

El Dr. Carasol nos explica como alcanzar y mantener una buena salud bucodental resulta ahora aún más importante para combatir a la COVID-19.

- 03 SEP 2020 | POR PACO ROMERO

Archivo Cuida tus encías.

– ¿La clínica dental es un lugar seguro, a pesar de la pandemia de coronavirus?

– Por supuesto, sin duda, es uno de los centros sanitarios que posee unas mejores medidas de seguridad y protección. Desde la epidemia de SIDA, a mediados de los ochenta, las medidas de protección a los pacientes y trabajadores, así como la desinfección y esterilización de superficies e instrumental, son muy estrictas. Es cierto que con esta pandemia se han reforzado algunos aspectos de los protocolos de actuación, pero, en conjunto, el paciente está protegido en una consulta dental de forma exhaustiva y eficaz, por lo que puede acudir con total confianza.

– ¿Por qué el equipo de la clínica dental debe estar preparado frente a esta infección? 

– Los dentistas e higienistas dentales son de los profesionales con más riesgo de contagiarse por el coronavirus, debido a la cercanía con las bocas de los pacientes y a que muchos de los instrumentos que utilizan generan aerosoles, que pueden expandir el virus al aire cercano. 

“El paciente está protegido en una consulta dental de forma exhaustiva y eficaz”

– ¿Qué relación mantiene la salud bucodental con la COVID-19?

– En la fase inicial de la infección por SARS-CoV-2, este virus se concentra sobre todo en la nariz, la boca, la garganta y la laringe, lo que explicaría su alta capacidad de contagio, al ser expulsado en grandes concentraciones por la nariz y la boca al hablar, toser o estornudar. Aunque es muy pronto para saberlo todo acerca de este virus, a nivel bucal se ha detectado su presencia entre otros en saliva y lengua, donde existen muchos receptores a los cuales se ancla el virus.

Por tanto, mantener una boca sana y tener una higiene bucodental correcta, incluyendo el cepillado de la lengua, es muy importante para disminuir lo que se conoce como carga viral. Es evidente que lo anterior no evitará la infección por el virus, pero cuanta menos presencia exista en el organismo, y éste se encuentre más sano, mejor podrán actuar las defensas. Son medidas de higiene que se suman al lavado frecuente de manos, uso de mascarillas, etc.

– ¿Por qué es importante alcanzar y mantener una buena salud periodontal para combatir la COVID-19? 

– La infección de las encías (periodontitis) provoca graves problemas en la boca si no se diagnostica a tiempo, no se trata o no se mantiene de forma periódica lo conseguido, puesto que es una enfermedad crónica. Además del riesgo de perder dientes por esta causa, la periodontitis crea una herida abierta entre la encía y el diente, a través de la cual pasan a la sangre bacterias y sus productos tóxicos, lo que significa que pueden afectar a otras partes del organismo, y no solo a la boca.

“Mantener una boca sana y tener una higiene bucodental correcta es muy importante para disminuir la carga viral”

Por otro lado, sabemos que los pacientes con enfermedades crónicas o sus secuelas, sobre todo los de más edad, tiene un riesgo mayor de padecer la infección por el coronavirus y, sobre todo, sufrir las formas más graves de la infección, como demuestra la elevada cifra de mortalidad en este grupo de pacientes. Todo lo que sea disminuir el riesgo es bueno, para cuando haga falta estar en la mejor situación médica posible ante una agresión como la de este virus y, por eso, la salud bucodental, y sobre todo la periodontal, pueden contribuir a que el estado general del paciente sea mejor en estas situaciones.  

– Lo cierto es que la periodontitis se está asociando a un número creciente de enfermedades importantes…

– Hoy sabemos que la periodontitis es un factor de riesgo más para enfermedades tan importantes como los infartos de miocardio, ictus, determinadas formas de neumonía, diabetes mellitus, etc. En este último caso, la relación es bilateral, es decir, la periodontitis complica el control de la diabetes y la diabetes mal controlada empeora la situación de las encías del paciente periodontal. Por eso, la Sociedad Española de Periodoncia (SEPA) trabaja desde hace años con diferentes sociedades médicas en la detección precoz en la consulta odontológica de estos cuadros o de sus factores de riesgo, así como en el manejo de las enfermedades periodontales cuando actúan como un elemento de riesgo más en el desarrollo de estos procesos. 

            – ¿De qué manera mantener la boca sana permite prevenir complicaciones que se pueden pagar caras en la fase post COVID-19?

– Lógicamente, todavía sabemos poco de lo que puede suceder en la fase post Covid-19, pero sí podemos tener referencias por otras infecciones por coronavirus relativamente recientes (SARS y MERS). Por ejemplo, los pacientes que han sufrido neumonías, sobre todo en su forma más severa y asociada a procesos de inflamación grave, pueden tener más riesgo de padecer enfermedades futuras, como patología isquémica coronaria, ictus y cuadros de insuficiencia renal. 

«Para prevenir el contagio por el virus es esencial no compartir cepillos de dientes«

En 2015, analizando epidemias previas por coronavirus, se concluyó que el riesgo de padecer enfermedades cardíacas era cuatro veces mayor en las personas que habían padecido neumonía. No menos importante va a ser el presumible aumento de casos de ansiedad, depresión, e incluso trastorno de estrés postraumático. Estudios previos demuestran que un tercio de las personas hospitalizadas por SARS habían desarrollado síntomas moderados o severos de depresión un año después de superar la enfermedad. 

Por tanto, una boca sana te deja en mejores condiciones para afrontar la infección y sus consecuencias. Además, si aparece la depresión, ayudará tener unos buenos hábitos de cuidado bucodental en una situación en la que el paciente, con frecuencia, altera sus rutinas de higiene. 

– Existe una relación entre la periodontitis y la neumonía nosocomial en pacientes ingresados en UCIs, ¿pero qué asociación puede tener con la COVID-19?

– Los dientes y encías son reservorios importantes de patógenos, por lo que, en determinadas situaciones de ingreso hospitalario, estos gérmenes pueden pasar al tracto respiratorio inferior y contribuir al desarrollo de este tipo de neumonía, aunque por supuesto no son la causa primordial. En las UCIs, en los pacientes a los que se intuba para recibir ventilación mecánica, como es el caso de la COVID-19, se pueden arrastrar bacterias desde dientes o encía al interior del aparato respiratorio y contribuir al empeoramiento del cuadro, ya grave de por sí. Por tanto, tener una buena salud bucodental, y sobre todo periodontal es importante para disminuir la carga bacteriana que puede llegar al aparato respiratorio. Una vez más, se trata de intentar disminuir el riesgo o la gravedad de estas enfermedades.

– ¿Cómo debe ser la higiene oral adecuada, más en estos días de pandemia? 

– Es importante que la rutina de higiene bucodental no se pierda, ya que se puede alterar durante los periodos largos de confinamiento. Para prevenir el contagio por el virus es esencial no compartir cepillos de dientes, colocarlos en posición vertical, no todos en el mismo vaso, evitar la capucha del cepillo si no tiene perforaciones y, curiosamente, se recomienda que estén alejados del inodoro y que, al vaciar la cisterna, se haga con la tapa bajada para evitar aerosoles, ya que se ha valorado la posibilidad de transmisión del virus por vía fecal. Los cepillos dentales o cabezales de los eléctricos se suelen cambiar cada tres meses. Se debe seguir con la rutina de utilizar cepillos interdentales o seda dental. También se pueden utilizar enjuagues bucales que contengan yodopovidona 0.2-1%, cloruro de cetilpiridinio 0.05-0.1%, peróxido de hidrógeno 1% y/o aquellos que contienen aceites esenciales. Los enjuagues bucales deben usarse puros, sin diluir.

“SEPA trabaja desde hace años con diferentes sociedades médicas en la detección precoz en la consulta odontológica de diferentes enfermedades que trascienden la cavidad oral”

Si se ha dado positivo por coronavirus se debería realizar, además, un enjuague preliminar para reducir la carga viral y terminar con una limpieza del cepillo de dientes o cabeza de cepillo sumergiéndolo en un vaso con una solución al 0,05% de hipoclorito de sodio (lejía) durante 30 minutos; una vez pasado este tiempo, aclarar con agua y dejar secar. Una vez pasado el periodo de contagio es necesario eliminar el cepillo de dientes y sustituirlo por uno nuevo.

– ¿Qué otros consejos adicionales podría aportar sobre salud bucodental y coronavirus?– Siguiendo las recomendaciones anteriores, podremos disminuir la carga viral y reducir el riesgo asociado a la cantidad de virus presentes en la boca. Una vez superadas las condiciones del confinamiento, es esencial recuperar las visitas al dentista para revisar qué ha sucedido en estos meses tan atípicos y volver a la rutina de las revisiones cuando sean aconsejable. Esto adquiere mucha más importancia en el caso de pacientes con periodontitis, enfermedad crónica que precisa un mantenimiento de la salud de las encías de por vida.