INFORMES

Más allá de la salud bucodental

Lo que ocurre en la boca no se queda en la cavidad bucal, sino que trasciende al resto del organismo humano. Por un denominado efecto sistémico, la salud de la boca incide, y mucho, en la salud general de las personas.

- 03 SEP 2020 | POR PACO ROMERO

Archivo Cuida tus encías.

Las enfermedades periodontales se encuentran entre las condiciones patológicas más frecuentes en el ser humano; tan solo la periodontitis grave se estima que afecta a más de 750 millones de personas en todo el mundo (un 11.2% de la población), siendo la sexta enfermedad más frecuente.

Consecuencias para la salud

Pero, además, son enfermedades que tienen importantes consecuencias que van más allá de la boca: la salud general y muchos de los indicadores de calidad de vida asociada a la salud dependen, en parte, de la salud de las encías. 

La infección y la inflamación que caracteriza a la periodontitis hace que, por diferentes medios, esta enfermedad presente en la cavidad bucal se extienda a otras partes del organismo, actuando como una enfermedad sistémica. La periodontitis es una enfermedad inflamatoria, crónica, prevenible, que se relaciona con otros importantes trastornos (como la diabetes o la enfermedades cardiovasculares) y que se asocia con factores de riesgo que son comunes a otras muchas enfermedades (tabaquismo, alcohol, dieta inadecuada, vida sedentaria, estrés, obesidad…).

Al menos 54 enfermedades sistémicas guardan una relación con la periodontitis

El impacto de la periodontitis sobre enfermedades tan relevantes como la diabetes o las enfermedades cardiovasculares hace que la salud periodontal se convierta en un elemento crítico para mantener la salud general, potenciando la importancia de la prevención y del tratamiento de los problemas periodontales.

A nivel de la cavidad oral, son muchas las consecuencias que se derivan de la existencia de una enfermedad periodontal, que van desde la presencia de sangrados frecuentes o halitosis hasta la pérdida de piezas dentales. 

La periodontitis grave es la sexta enfermedad más frecuente en el mundo

Pero, a nivel sistémico, una mala salud de las encías ocasiona importantes repercusiones: mayor riesgo de aparición de bacteriemia (presencia de bacterias en la sangre), aumento de la inflamación sistémica, peor control de la diabetes, incremento del riesgo de desarrollo o de agravamiento de algunas enfermedades cardiovasculares, aumento del riesgo de que se produzcan eventos adversos en el embarazo (como parto prematuro o bajo peso al nacer),…. Pero, incluso, existen ya evidencias sugerentes sobre la relación de la periodontitis con enfermedades tales como la disfunción eréctil, con la enfermedad de Alzheimer o con la artritis reumatoide. 

Una relación con mucho corazón

La vinculación que existe entre la periodontitis y algunas enfermedades cardiovasculares es moderada, pero consistente, habiéndose incluso demostrado que el tratamiento periodontal puede tener un beneficio significativo en la salud cardiovascular, tal y como se ha observado a partir de algunos marcadores indirectos. Las bacterias de la boca llegan hasta el sistema circulatorio, la sangre, y se asientan en las paredes de las arterias, provocando obstrucciones y colapsos: ictus, infartos y problemas cardiovasculares son consecuencia de ello.

Relación bidireccional con la diabetes

De especial relevancia es la relación bidireccional que existe entre la periodontitis y la diabetes. Y es que la diabetes mellitus es un factor de riesgo para el inicio y la progresión de la periodontitis y, al mismo tiempo, la periodontitis severa es un factor de riesgo para la diabetes y compromete el control glucémico en personas con diabetes, aumentando igualmente el riesgo de sufrir complicaciones asociadas a esta enfermedad metabólica. Desde el punto de vista terapéutico, se ha confirmado que el tratamiento periodontal se asocia con mejoras en el control glucémico (reducciones medias de un 0.4% en la prueba de hemoglobina glicosilada -de HbA1c-).

Del Alzheimer a la disfunción eréctil 

Hasta ahora hay evidencias consistentes de que al menos 54 enfermedades sistémicas guardan una relación con la periodontitis, una vinculación que según las enfermedades y los estudios publicados es más o menos sólida y fuerte. Hay algunas enfermedades en las que resulta especialmente curiosa su asociación con una mala salud de las encías.

La periodontitis tiene un enorme impacto en la salud pública

En el caso de la enfermedad de Alzheimer, se ha observado la existencia de bacterias orales en el cerebro, en concreto en el líquido cefalorraquídeo. Además, se ha evidenciado que un cepillado dental irregular se asocia con más probabilidad de desarrollar esta enfermedad y, además, multiplica por 6 el deterioro cognitivo de estos pacientes.

De especial relevancia es la relación bidireccional que existe entre la periodontitis y la diabetes

Un 80% de las disfunciones eréctiles son por causas sistémicas, relacionadas con impotencia vascular, y se ha demostrado que hay una relación epidemiológica entre los pacientes diagnosticados con disfunción eréctil y enfermedad periodontal. Se ha sugerido que la periodontitis podría provocar una situación de inflamación sistémica, alterando el endotelio de los vasos sanguíneos, que igual que puede afectar al sistema cardiovascular, podría afectar a los vasos cavernosos del pene.