CONSEJOS

Una boca sana para cerrar el paso del coronavirus

La Sociedad Española de Periodoncia recomienda que ahora, más que nunca en el actual marco de pandemia de coronavirus, se deben seguir, y en algunos casos, reforzar los hábitos de higiene bucodental y las medidas de seguridad en la clínica dental.

- 03 SEP 2020 | POR PACO ROMERO

Archivo Cuida tus encías.

Diariamente crece exponencialmente la información sobre el origen, causas, factores de riesgo, transmisión, síntomas y manifestaciones y, sobre todo, las consecuencias derivadas de la infección SARS-Cov-2, que causa la COVID-19. Esto permite concebir esperanzas sobre el próximo desarrollo de tratamientos y la aprobación de alguna vacuna. Sin embargo, a día de hoy, la prevención es la mejor arma que existe para eludir este contagioso y mortal virus.

Mantener una excelente higiene personal nunca ha sido tan importante y, especialmente, lavarse las manos regularmente con agua y jabón durante al menos 20 segundos o, cuando esto no sea posible, usar gel desinfectante para manos. Igualmente, mantener una distancia de seguridad (superior a 1,5 metros) resulta crucial, así como emplear mascarillas homologadas cuando se vaya a tener un contacto personal cercano.

Mantener una excelente higiene bucodental nunca ha sido tan importante

Pero, además, a nivel de la cavidad oral, es importante que la rutina de higiene de cualquier persona evite que la carga viral de su boca y de sus utensilios de higiene bucal sea muy alta. Seguir estos consejos, y ser lo más higiénico posible, no solo ayuda a protegerte a ti mismo, sino que también protege a quienes te rodean.

¿Qué se sabe?

La infección por SARS-Cov-2 que causa la COVID-19 ha sido considerada por la Organización Mundial de la Salud como una pandemia global. Desde su origen ha supuesto una amenaza para la salud mundial, tanto por su sintomatología como por su rápida propagación y contagio y las complicaciones respiratorias que produce en pacientes con otras afecciones crónicas de base.

El primer brote de neumonía por este tipo de coronavirus se originó en la ciudad china de Wuhan, a finales de diciembre de 2019. Desde entonces, la infección se ha extendido rápidamente al resto de China y a prácticamente todos los países del mundo, infectando a millones de personas y provocando cientos de miles de fallecimientos.

La rutina de higiene bucodental de cualquier persona evite que la carga viral de su boca y de sus utensilios de higiene bucal sea muy alta

Su origen aún está en discusión, pero la opinión más plausible es que tiene una procedencia animal, relacionado con un murciélago chino y con el pangolín como posible transmisor. La propagación es de persona a persona y también por contacto con fómites (cualquier superficie carente de vida o sustancia que, si se contamina con algún patógeno viable, es capaz de transferir dicho patógeno de un individuo a otro); con todo, la transmisión ocurre principalmente a través de la aspiración de gotitas respiratorias (gotas de Pflügge) que se exhalan sobre todo al hablar, toser o estornudar y por el contacto directo con las secreciones de personas infectadas.

Los cepillos de dientes, el principal recurso de ayuda para la higiene oral, pueden contaminarse con microorganismos presentes en la cavidad oral

días de la infección por SARS-CoV-2 este virus se concentra especialmente en la nariz, la boca, la garganta y la laringe, lo que explicaría su elevada capacidad de contagio.

Consulta dental: oportunidades, riesgos y precauciones

Los profesionales de la Odontología desempeñan un papel importante en la prevención y también en la cadena de transmisión de la infección que causa la COVID-19, sobre todo por la necesaria cercanía física a los pacientes para realizar su trabajo. En este sentido, como se manifiesta en un reciente documento de la Sociedad Española de Cirugía Bucal (SECIB), “es de extrema importancia tomar medidas de control de infecciones durante la práctica odontológica para bloquear la transmisión de persona a persona, donde la saliva y los aerosoles pueden desempeñar un papel fundamental” .

Se aconseja el cambio de cepillo de dientes en personas que ha superado la infección

Por otra parte, los tratamientos dentalesa menudo implican procedimientos quirúrgicos en los que se usan jeringas de aire o agua, turbinas de alta velocidad, micromotores y raspadores ultrasónicos. Estos dispositivos producen aerosoles que contienen agentes potencialmente infecciosos, como aquellos encontrados en la sangre, la saliva y la cavidad oral del paciente.

Por todo ello, se recomienda que los dentistas e higienistas dentales usen recursos tales como máscaras FFP2 y FFP3, guantes, gafas y batas para protegerse ellos mismos de la exposición a los aerosoles infecciosos y las salpicaduras que contienen saliva y sangre del paciente.

Mayores precauciones

Actualmente, a la hora de atender a un paciente en la consulta dental, deben tenerse en cuenta los criterios epidemiológicos y clínicos internacionales del SARS-CoV-2. Así, se recomienda tener especiales precauciones ante cualquier persona que haya viajado a zonas con un elevado índice de contagios y/o que haya estado en contacto estrecho con un caso probable o confirmado en los 14 días previos al inicio de síntomas. Respecto a los criterios clínicos, se aconseja extremar las precauciones ante cualquier persona con síntomas clínicos compatibles con una infección respiratoria aguda, de cualquier gravedad, que presente fiebre y alguno de los siguientes síntomas: disnea, tos o malestar general.

Los ciudadanos que den positivo por coronavirus o aquellos que permanecen aislados a falta de confirmación deben extremar su limpieza bucal y lavar el cepillo de dientes de manera profunda

Ante un paciente que presente al menos un criterio epidemiológico, acompañado de al menos un criterio clínico, debe procurarse demorar el tratamiento dental (salvo urgencias) hasta el esclarecimiento del caso, remitiéndolo a su médico de Familia con el correspondiente informe de sospecha. En estos casos se recomienda colocar una mascarilla quirúrgica al paciente antes de derivarlo.

Un cambio necesario

Como en prácticamente todas las actividades cotidianas, la actual pandemia conllevará necesarios cambios en la atención odontológica. Se desarrollarán nuevos sistemas de trabajo en las clínicas dentales, así como sistemas de aspiración especiales y más potentes que minimicen la creación de aerosoles e impidan la creación de gotas en el ambiente, mediante recursos de pantalla o trabajo en cámaras de aislamiento en torno a la boca del paciente. De hecho, como aseguran desde la SECIB, “ya existen en el mercado algunos de estos dispositivos que, sin duda, aumentarán en su uso y mejorarán en diseño y prestaciones” . La clínica dental, que ya tiene unos protocolos de bioseguridad de muy alto nivel, los tiene que cumplir sin fallos y adaptarlos a la nueva situación.