NOTICIAS

El chicle de té verde: ¿es beneficioso para las encías?

En los últimos años, es habitual en las consultas dentales recibir casi diariamente preguntas de pacientes sobre los enjuagues con aceites naturales o, incluso, si es bueno frotarse las encías con aceite del árbol de té o con aceite de coco.

- 03 SEP 2020 | REDACCIÓN

Archivo Cuida tus encías.

En los últimos años se ha puesto el acento en los beneficios del chicle sin azúcar y con xilitol como parte de la higiene oral personal, sobre todo en el ámbito de la prevención de las caries. Ahora también se habla de las bondades que puede aportar el chicle de té verde.

El té verde es un alimento que se ha puesto de moda, gracias a que presenta en su composición multitud de sustancias antioxidantes conocidas como catequinas. La más importante de ellas es la epigalocatequina 3 gallato, que presenta una característica muy interesante: es capaz de mantenerse en saliva hasta 24 h desde que se ingiere con una taza de té verde; y lo más importante, se mantiene en una concentración efectiva como agente antioxidante, antiinflamatorio (reduce las citoquinas proinflamatorias salivales) o antibacteriano (es capaz de inhibir a la P. gingivalis, uno de los patógenos causantes de la enfermedad periodontal).

No sustituye al cepillado dental, pero masticar un chicle después de comer estimula la producción de saliva

Esto ha llevado a los científicos a estudiar sus posibilidades, introduciéndola como agente activo en el chicle. En este sentido, un reciente estudio ha evaluado el efecto de la utilización de un chicle con té verde frente a un chicle placebo, durante 3 semanas, en la reducción de la inflamación periodontal. Al cabo de ese periodo de tiempo, los individuos que habían masticado el chicle con té verde habían reducido sus niveles de placa dental, de sangrado al sondaje y de interleuquina 1 en saliva (que es potente factor proinflamatorio).

Los autores del estudio concluyen que el té verde en chicles podría ser una ayuda en el tratamiento de la inflamación gingival. Por supuesto, son necesarios nuevos estudios que ratifiquen este hallazgo.

No sustituye al cepillado dental, pero masticar un chicle después de comer estimula la producción de saliva, lo que neutraliza los ácidos y puede ayudar en la reducción de la incidencia de caries.