NOTICIAS

Lo que tus encías dicen sobre la salud de tu boca

Si tus encías tienen un color rosado, estás de enhorabuena; y es que esa coloración se asocia con una buena salud periodontal. Sin embargo, si presentan un aspecto blanquecino, enrojecido o amoratado, deberías acudir a tu dentista, porque esto es síntoma de que puede haber enfermedad o infección.

- 03 SEP 2020 | REDACCIÓN

Archivo Cuida tus encías.

La encía recubre y protege los tejidos de soporte del diente: el hueso, el cemento y el ligamento periodontal. El color adecuado que indica que una encía está sana es el rosa pálido, y está relacionado con el grosor del epitelio, el grado de queratinización, la magnitud de la pigmentación y la vascularización.

Sin embargo, hay ciertas variaciones en este color rosáceo que refleja salud periodontal. Y es que se producen cambios en función del tono de piel
de cada persona, debido al grado de pigmentación melanótica. Así, en diferentes etnias pueden observarse colores más oscuros en las encías que no están relacionados con la presencia de enfermedad.

Una encía sonrosada es sinónimo de que está sana

Aproximadamente el 15% de los europeos tienen pigmentaciones orales frente al 80% en asiáticos. Y también se debe tener en cuenta que algunas tinciones marrones o negras en la encía se deben a tatuajes por metales o al consumo de tabaco (que es, además, un factor de riesgo para tener enfermedad periodontal).

Esta pigmentación se debe a la estimulación en la producción de melanina por los tóxicos del tabaco. En los grandes fumadores se presenta en el 30% de los individuos. No es una lesión maligna, y suele ser reversible tras un año o más de dejar de fumar.

Las amenazas

La acumulación de placa dental y un cepillado poco eficaz, incapaz de lograr la óptima eliminación de esta placa, son los principales factores que van a desencadenar cambios negativos en la encía, siendo el color uno de los primeros signos de alarma.

Un cambio de color de las encías puede ser la primera señal de alerta de un problema periodontal

La encía inflamada se vuelve roja. Se acompaña también de pérdida de la consistencia, es decir, se vuelve menos firme, más fluctuante y aparecerá sangrado al cepillado e incluso espontáneo. Afortunadamente, cuando la enfermedad afecta solamente a la encía (gingivitis), ésta podrá revertirse si ponemos remedio a tiempo y mantenemos una higiene adecuada. Como concluye Neus Carrió, profesora asociada Máster de Periodoncia en la Universitat Internacional de Catalunya (Barcelona), “un cambio de color de las encías puede ser la primera señal de alerta de un problema periodontal”.