NOTICIAS

Própolis y salud de las encías: ¿qué se sabe?

El própolis se ha introducido como sustancia activa en colutorios, pastas de dientes e incluso chicles, con el objetivo de prevenir la acumulación de la placa bacteriana.

- 03 SEP 2020 | REDACCIÓN

Archivo Cuida tus encías.

La alta incidencia de enfermedad periodontal a nivel mundial es un problema de salud pública muy importante actualmente, lo que pone el foco en la necesidad de mejorar la higiene oral de toda la población. Además, en el cuidado de la boca hay zonas que plantean una especial complejidad a la hora de su higienización o que requieren del uso de diferentes recursos de higiene.

Con frecuencia, se recomienda como método preventivo adicional al cepillado, el uso de seda dental y/o cepillos interdentales, la utilización de pastas dentífricas y/o colutorios con sustancias químicas inhibidoras de la placa dental, con el objetivo de prevenir la gingivitis.

El própolis es una de las sustancias naturales más estudiadas

El problema de estos productos químicos es que su utilización a largo plazo (como por ejemplo sucede con la clorhexidina) puede acarrear algunos efectos adversos. Esto ha motivado el interés por diversos productos naturales que llevan siglos utilizándose como sustancias antibacterianas, tratando de hallar una similar eficacia, pero evitando los efectos colaterales de los químicos.

El própolis es una de las sustancias naturales más estudiadas. Es el nombre de un material resinoso, adhesivo, producido por las abejas y coleccionado a partir de exudados de las plantas, enriquecido con su saliva y utilizado por ellas en la construcción de las colmenas. Es el arma principal de las abejas contra las bacterias, virus y otros parásitos. Ya los egipcios lo utilizaban para embalsamar a sus muertos y los griegos para tratar abscesos. Parece ser que su actividad bacteriana depende de la sinergia de sus múltiples componentes, entre los que destacan los flavonoides, que son potentes antioxidantes.

Respecto a salud oral, se ha introducido como sustancia activa en colutorios, pastas de dientes e incluso chicles, con el objetivo de prevenir la acumulación de la placa bacteriana y, por consiguiente, la aparición de gingivitis.

Hay pocos estudios científicos al respecto, sin embargo, en un ensayo clínico publicado en 2018, en el que utilizan en el grupo test un gel de própolis como coadyuvante al tratamiento periodontal desinflamatorio (raspado y alisado radicular), obtienen los mismos resultados que en el grupo control en el que se aplicaba gel de clorhexidina más raspado y alisado. Además, con el uso del gel de própolis parece reducirse de manera significativa el estrés oxidativo.