INFORMES

¿Cuáles son los principales tratamientos periodontales?

En el tratamiento de la periodontitis el objetivo principal es realizar una terapia de desinfección mediante la eliminación de la placa bacteriana que se forma sobre la superficie de la raíz de los dientes, debajo de la encía, en el interior de las bolsas periodontales que se producen por la pérdida de hueso.

- 03 SEP 2020 | PACO ROMERO

Archivo Cuida tus encías.

Raspado y alisado radicular

Esto se lleva a cabo en distintas fases, dependiendo de la gravedad de la enfermedad y del número de dientes presentes en boca. Para ello, antes de comenzar el tratamiento debe realizarse un estudio detallado en el que se evalúa el grado de afectación (pérdida ósea, pérdida de encía, movilidad dentaria…) que presenta cada diente y que ayudará a establecer un correcto diagnóstico, el plan de tratamiento a seguir y para poder realizar la posterior monitorización del paciente.

En el tratamiento de la periodontitis el objetivo principal es realizar una terapia de desinfección mediante la eliminación de la placa bacteriana

A la primera parte del tratamiento para la eliminación de la placa se le conoce como raspado y alisado radicular o fase básica desinflamatoria. Se realiza mediante instrumentos ultrasónicos y manuales que ayudan a eliminar los depósitos de cálculo y placa formados sobre la superficie de la raíz, bajo la encía. El objetivo de este procedimiento es tratar la raíz del diente y no los tejidos blandos (la encía) que la rodean.

A la primera parte del tratamiento para la eliminación de la placa se le conoce como raspado y alisado radicular o fase básica desinflamatoria

El tratamiento de esta parte interna de la encía era un procedimiento común en la década de los 70, y que recibía el nombre de “curetaje”. Un artículo publicado en los años 80 demostró que esto no inducía ninguna mejoría adicional en comparación con realizar solo el raspado y alisado y, por tanto, esta técnica dejó de realizarse.

La cirugía periodontal

A partir del mes y medio después de haber realizado la fase básica, se realiza una revisión o reevaluación en la que se analiza la respuesta al tratamiento. Según sea el grado de afectación o gravedad de la enfermedad y la evolución del caso se decidirá el tratamiento a seguir.

Cuando con la fase de raspado y alisado radicular se elimina el cálculo que está bajo la encía, se produce una mejoría clínica que se traduce en la reducción o desaparición de las bolsas periodontales, del sangrado y la inflamación. En este caso, el paciente pasará a una fase de mantenimiento periodontal enfocado a “mantener” a largo plazo los resultados obtenidos con esta fase activa del tratamiento.

El objetivo de las cirugías periodontales es limpiar de forma más profunda aquellas zonas de más difícil acceso, para poder eliminar eficazmente la placa y las bacterias acumuladas

Sin embargo, cuando la enfermedad periodontal está más avanzada, normalmente no es suficiente con el tratamiento básico anterior y es necesario pasar a un tratamiento más avanzado, que consistirá en la realización de pequeñas cirugías en las encías. El objetivo de estas cirugías periodontales es limpiar de forma más profunda aquellas zonas de más difícil acceso, para poder eliminar eficazmente la placa y las bacterias acumuladas. Además, permite acceder al hueso para remodelarlo y, en algunos casos, regenerarlo.

En otras ocasiones, el objetivo es recuperar total o parcialmente la encía que se ha perdido o modificar un inadecuado contorno de encía. No realizar este abordaje quirúrgico en aquellos pacientes que lo necesiten se asocia con una desinfección incompleta y no se logrará el adecuado acondicionamiento de los tejidos. Esto tiene una importancia crucial a la hora de permitir la realización de una adecuada y efectiva higiene diaria por parte del paciente, así como para facilitar la eliminación de la placa que hay debajo de la encía por parte del profesional durante las necesarias visitas de mantenimiento periodontal.

La combinación de ambas fases es fundamental para conseguir una desinfección en aquellos casos más avanzados, creando una salud gingival óptima que podrá ser mantenida en el tiempo. Por el contrario, la no realización de un tratamiento completo deja zonas de la superficie del diente sin tratar, zonas que son un riesgo para la futura recaída y progresión de la enfermedad. Con todo, la cirugía periodontal no es un tratamiento definitivo de la enfermedad. Si posteriormente no se siguen unas pautas de higiene bucal correctas, y no se cumple con el correspondiente mantenimiento periodontal, esta intervención habrá sido prácticamente inútil.