CONSEJOS

Los tres mandamientos para unos implantes sanos

Seguir tres recomendaciones básicas puede ayudarte a garantizar unos implantes dentales sanos y, por lo tanto, a prolongar su supervivencia.

- 03 SEP 2020 | POR PACO ROMERO

Archivo Cuida tus encías.

Primer mandamiento: en encías enfermas no entran implantes

Para que la colocación de uno o varios implantes en la boca sea un tratamiento de éxito a corto, medio y largo plazo es imprescindible que haya una óptima salud de las encías. Y es que una deficiente salud periodontal previa a la colocación de implantes dentales puede reducir la eficacia de este recurso terapéutico y acortar sustancialmente su vida media. No se debe olvidar que la periodontitis es el principal factor de riesgo para desarrollar perimplantitis. Así pues, antes de colocar un implante la boca de estar sana y libre de infecciones. Y si hay enfermedad periodontal, esta debe ser tratada y bien controlada previamente.

Segundo mandamiento: cuidados mínimos

Un implante dental puede ser para toda la vida, pero solo si se cuida correctamente. Los implantes ofrecen unos resultados excelentes en la mayoría de los pacientes, pero en algunos casos pueden aparecer enfermedades periimplantarias y fracasar. Tras la colocación de implantes hay que seguir un programa de seguimiento o mantenimiento, en el que el equipo de salud bucodental higienizará dientes e implantes, comprobará la estabilidad de los tejidos alrededor de este y la integridad de la restauración y, en caso de ser necesario, recomendará el uso de agentes antisépticos u otros tratamientos específicos.

Tener unas encías sanas, mantener unos cuidados mínimos y prevenir complicaciones asegura una mayor durabilidad de los implantes dentales

Tercer mandamiento: prevenir complicaciones

La prevención es el único camino posible a seguir para reducir el riesgo de problemas alrededor de los implantes, y ha de ser el resultado de una estrecha colaboración paciente-profesional con el objetivo de mantener en el tiempo la salud de los implantes colocados. La prevención de enfermedades relacionadas con el implante dental es primordial, además de ser sencilla, económica y eficaz. En síntesis, como destaca el Dr. David Herrera, profesor de Periodoncia en la Universidad Complutense de Madrid, “la clave está en la planificación y el control previo de los factores de riesgo: el éxito comienza con las decisiones que se toman mucho antes de colocar los implantes dentales”.