NOTICIAS

Preguntas y respuestas sobre la boca seca

La boca seca es un trastorno frecuente (entre un 5 y un 45% aproximadamente de las personas adultas se quejan de ello), que plantea algunas dudas y controversias.

- 03 SEP 2020 | REDACCIÓN

Archivo Cuida tus encías.

La “boca seca” es la percepción de tener una menor cantidad de saliva en la boca. En los casos en los que sí que hay una disminución objetiva del flujo de saliva (<0,5-0,7 ml/min de saliva estimulada), este trastorno se conoce como “hiposialia”. Sin embargo, cuando la persona siente que tiene menos saliva, pero el flujo salival no se reduce por debajo de ese umbral, se conoce como “xerostomía”, y se considera una sensación subjetiva de sequedad bucal, que en ocasiones se debe a cambios tanto cualitativos como cuantitativos en la composición de la saliva.

Esta entidad se relaciona fundamentalmente con el consumo de ciertos medicamentos, con el padecimiento de determinadas enfermedades y con la radioterapia de cabeza y cuello.

Se considera que entre un 5 y un 45% aproximadamente de las personas adultas tienen la sensación de tener la “boca seca”. Es esta una entidad más habitual entre las mujeres y parece aumentar con la edad, afectando de manera importante a la población geriátrica y siendo un importante motivo de consulta.

¿Por qué se produce la boca seca?

 Esta entidad se relaciona fundamentalmente con el consumo de ciertos medicamentos, con el padecimiento de determinadas enfermedades y con la radioterapia de cabeza y cuello.

Medicamentos:

• Fármacos anticolinérgicos, sobre todo los antagonistas de los receptores muscarínimos M3, empleados como tratamiento broncodilatador de afectaciones respiratorias (como la enfermedad pulmonar obstructiva crónica, EPOC). Hacen que la saliva generada sea de una consistencia más espesa.

• Otros fármacos broncodilatadores, los beta-2 agonistas, empleados para el asma y otras afectaciones respiratorias.

• Fármacos para el tratamiento de la hipertensión: los antihipertensivos tipo diurético, bloqueantes de los canales de calcio, inhibidores de la enzima conversora de angiotensina y los beta-bloqueantes se han asociado con una reducción en el flujo salival.

 • Fármacos antiretrovirales empleados para el tratamiento del VHI/SIDA. • Relajantes musculares, como la tizanidina.

 • Fármacos para la ansiedad, como las benzodiacepinas.

• Antidepresivos, como los inhibidores de la recaptación de la serotonina y los antidepresivos tricíclicos.

• Agentes quimioterápicos, que se asocian con boca seca de manera transitoria.

Enfermedades sistémicas:

• Síndrome de Sjögren: es una enfermedad autoinmune que afecta principalmente a las glándulas salivales y a las lacrimales, produciendo hiposialia (“boca seca objetivable”) y xeroftalmia/ queratoconjuntivitis seca. Esta patología es más frecuente en mujeres de edad media, que, además, pueden padecer o no otra enfermedad autoinmune del tejido conectivo, como la artritis reumatoide.

• Se han descrito otras enfermedades que pueden producir boca seca, como la diabetes mellitus 1 y 2, el hipotiroidismo, la enfermedad de Parkinson, la depresión o la infección por VIH.

Radioterapia: Con la radioterapia de cabeza y cuello necesaria para el tratamiento de determinados cánceres es frecuente que se produzca una alteración de las glándulas salivales, de mayor o menor envergadura en función de la dosis de radiación recibida. Esto desencadenará desde una reducción del flujo salival (que va aumentando a lo largo de las sesiones de terapia) hasta una pérdida total de la secreción de la glándula en caso de la destrucción completa del parénquima.