NOTICIAS

El tabaco, enemigo número 1 de las encías sanas

El tabaco es un factor de riesgo para la progresión de la periodontitis y las enfermedades de los implantes.

- 03 SEP 2020 | REDACCIÓN

Archivo Cuida tus encías.

El consumo de tabaco afecta a la boca no solamente por las miles de sustancias químicas tóxicas que contiene (plomo, arsénico, amoníaco…según la Sociedad Americana contra el Cáncer, más de 70 sustancias que incluye el tabaco son cancerígenas), sino también por el calor que se genera en la combustión.

Los fumadores tienen entre 2,5 y 6 veces más riesgo de sufrir enfermedades en los tejidos que rodean y soportan el diente en comparación con los no fumadores

Los fumadores tienen entre 2,5 y 6 veces más riesgo de sufrir enfermedades en los tejidos que rodean y soportan el diente en comparación con los no fumadores. Este efecto es dosisdependiente, es decir, a mayor consumo mayor destrucción.

Las encías de los fumadores suelen presentar manchas oscuras. El incremento de la pigmentación gingival en pacientes fumadores se estima en el 21,5%, y su intensidad se relaciona con el número de cigarrillos.

Dejar de fumar tiene repercusiones positivas a nivel periodontal

Pero, además, el tabaco enmascara la presencia de enfermedad periodontal: los fumadores tienen menor sangrado, menos signos de inflamación, y la encía suele ser más gruesa y violácea. La influencia del entorno es evidente. Se ha demostrado la aparición de tinciones en las encías de niños que tienen padres fumadores, así como una mayor prevalencia de manchas oscuras en adolescentes sometidos a ambientes expuestos al tabaco.

Además, dejar de fumar tiene repercusiones positivas a nivel periodontal. A las 4 a 6 semanas de abandonar el hábito tabáquico, empieza a recuperarse la vascularización de la encía, lo que facilitaría, entre otras cosas, un diagnóstico más temprano de las enfermedades periodontales y, por tanto, una mejor respuesta a los diferentes tratamientos. A nivel implantológico, abandonar el hábito tabáquico disminuye el riesgo de fracaso de la terapia de implantes, así como reduce el riesgo de aparición de enfermedades periimplantarias.