Éxito del tratamiento con implantes: una responsabilidad compartida