LA OPINIÓN DEL EXPERTO

Blas Noguerol. Periodoncista y patrono de la Fundación SEPA: “Si cuidas la salud bucal de tus pacientes, estás mejorando su salud cardiovascular y general”

Una parte significativa de los pacientes que acuden a la consulta del dentista presentan riesgo de padecer un problema cardiovascular, como el infarto o el ictus y lo desconocen. Además, algunas infecciones bucales como las periodontitis pueden agravar este riesgo. Partiendo de esta realidad, y como destaca el Dr. Blas Noguerol, periodoncista y patrono de la Fundación SEPA, “el dentista debe estar en condiciones de detectar algunos de estos factores de riesgo y actuar en consecuencia”.

- 7 OCT 2020 | POR PACO ROMERO

Archivo Cuida tus encías.

¿Por qué es importante que los dentistas tengan formación en salud cardiovascular?

Una parte significativa de los pacientes que acuden a la consulta del dentista presentan riesgo de padecer un problema cardiovascular, como el infarto o el ictus y lo desconocen. Además, algunas infecciones bucales, como las periodontitis, pueden agravar este riesgo. El dentista debe estar en condiciones de detectar algunos de estos factores de riesgo y actuar sobre los puramente dentales. En caso de que en el paciente se detecte en la consulta dental algún riesgo, deberá ser remitido a Atención Primaria o al cardiólogo.

Así que la consulta dental también puede y debe convertirse en un punto de control de la salud cardiovascular…

Ese es el objetivo. Hoy día es impensable que los dentistas limitemos nuestro ejercicio profesional solo a la cavidad bucal. Tenemos claro el papel que representamos en la salud global de las personas y, especialmente, en la prevención del riesgo cardiovascular a través del control de la infección periodontal. No cabe duda de que la clínica dental es un espacio de salud ideal para activar acciones de prevención primaria, tanto en el ámbito dental y periodontal como en el de la salud general.

Y, en concreto, ¿qué debería conocer el dentista sobre la salud cardiovascular?

Es fundamental que tengan conocimiento de los mecanismos que relacionan la salud periodontal con la cardiovascular, que sean capaces de identificar sujetos con riesgo cardiovascular/metabólico (diabetes) en la clínica dental y que tengan el interés y la capacidad para dar consejos de promoción de salud y efectuar un diagnóstico precoz de posibles enfermedades cardiovasculares a los pacientes que pasan por la consulta dental.

Hoy día es impensable que los dentistas limitemos nuestro ejercicio profesional solo a la cavidad bucal

Parece muy ambicioso este objetivo, ¿considera que es factible?

Sin duda, y la profesión odontológica se está mostrando cada día más interesada en colaborar en este ámbito, y para ello están sumándose masivamente a iniciativas de formación. En concreto, destacaría el curso online «Como promover la salud cardiovascular desde la consulta dental», con el que ya miles de profesionales se han formado en este ámbito, fruto de la colaboración de SEPA, la Sociedad Española de Cardiología (SEC), el Consejo de Dentistas y la Federación Dental Española, y con el respaldo de Vitis y PerioAid.

Estimamos que en una clínica dental media se podría detectar al menos 1 paciente diabético no diagnosticado al año y entre 2 y 4 prediabéticos; además, se podrían detectar unos 3 pacientes hipertensos no diagnosticados o inadecuadamente controlados. Esto refleja el papel del dentista como agente clave en la detección del riesgo cardiovascular. Por ello, insisto, si cuidas la salud bucal de tus pacientes, estás mejorando su salud cardiovascular y general; pero, además, estás contribuyendo a que vivan más tiempo en mejores condiciones.

La valoración de salud rutinaria del dentista deberá incluir la determinación de la tensión arterial y algunos aspectos relacionados con la diabetes

¿Qué problemas cardiovasculares pueden detectarse en la consulta del dentista?

La valoración de salud rutinaria del dentista deberá incluir la determinación de la tensión arterial y algunos aspectos relacionados con la diabetes, ya que esta última tiene fuerte relación con problemas bucales y cardiovasculares. La asociación periodontitis/diabetes es un factor aumentado de riesgo cardiovascular. En este caso el dentista puede, en la misma consulta, hacer determinación de la hemoglobina glicosilada, y con frecuencia se encuentran pacientes con prediabetes o incluso diabetes que desconocen esta situación. La hipertensión igual que la diabetes pasa desapercibida en muchas ocasiones. Sin duda, el diagnóstico a tiempo de ambas condiciones patológicas puede salvar muchas vidas: tomar la tensión e identificar a sujetos con riesgo de diabetes o con diabetes establecida son dos actuaciones adicionales al cuidado bucal tradicional que llevan muy poco tiempo y que pueden evitar muchas muertes.

La asociación periodontitis/diabetes es un factor aumentado de riesgo cardiovascular

¿Si se tiene un riesgo cardiovascular significativo se precisa de un control odontológico mayor?

A los pacientes que presentan hipertensión y/o diabetes, están tomando anticoagulantes o refieren un riesgo aumentado de desarrollar endocarditis se les debe prestar especial cuidado y, en cada caso, aplicarles protocolos específicos de tratamiento; en este último caso deberían seguirse protocolos de control de la infección periodontal más exhaustivos, acortando los periodos entre mantenimientos y buscando niveles más bajos de inflamación. 

En el caso de detectar hipertensión, hay que recomendarles que se hagan un seguimiento de las cifras tensionales en casa, por si fuera una “hipertensión de bata blanca”; si en casa también se muestran cifras por encima de la normalidad, deben acudir a su médico de cabecera.

Ya en los pacientes que están sometidos a tratamientos anticoagulantes, en caso de extracción dentaria o cirugía, se debe tener muy en cuenta su INR (índice internacional normalizado), una prueba que se realiza habitualmente en estos pacientes; si el INR está por debajo de 2.5, se recomienda la intervención sin problema, mientras que para valores superiores es necesario contactar con el médico prescriptor de este tratamiento antes de la intervención odontológica.

Con frecuencia se encuentran en la consulta dental pacientes con prediabetes, o incluso diabetes, que desconocen esta situación

Finalmente, subrayar que el riesgo de endocarditis existe en ciertos pacientes con válvulas artificiales, endocarditis previa y anomalías cardiacas congénitas; en esos casos, se recomienda realizar profilaxis antibiótica cuando se vaya a realizar una actuación que produzca sangrado.

Sería recomendable aconsejar la derivación del paciente a Atención Primaria en el momento en que se identificaran indicadores de riesgo metabólico o cardiovascular.

En personas con riesgo de endocarditis, se recomienda realizar profilaxis antibiótica cuando se vaya a realizar una actuación que produzca sangrado

Recientemente la Sociedad Española de Periodoncia, en colaboración con la de Cardiología, está llevando a cabo iniciativas ambiciosas para incluir la salud bucodental en los programas de rehabilitación cardiaca, ¿por qué lo considera importante?

Considerando que la inflamación de la encía es un factor de riesgo cardiovascular demostrado y que muchos pacientes presentan periodontitis no controlada, y a veces incluso sin diagnosticar, es aconsejable que los cardiólogos tengan unos conocimientos mínimos y criterios de actuación y relación con el dentista para controlar este factor de riesgo. Los cardiólogos han estimado que las unidades de rehabilitación cardiaca son el sitio ideal para estas medidas preventivas.