INFORMES

Más prevención y menos tratamiento para hacer frente a las enfermedades periodontales

Un tratamiento óptimo de las enfermedades periodontales tiene importantes consecuencias positivas, tanto a nivel de salud como económico. Sin embargo, el mayor éxito se alcanza con la instauración de medidas preventivas.

- 10 DIC 2020 | PACO ROMERO

Archivo Cuida tus encías.

El tratamiento no quirúrgico de la enfermedad periodontal reduce los costes médicos anuales en un 40% en personas con diabetes tipo 2, en un 11% en pacientes con enfermedad cardiaca y en un 41% en pacientes con ictus. Además, supone una reducción de los ingresos hospitalarios en un 39% en personas con diabetes, en un 29% en pacientes con enfermedad cardiaca y en un 21% en pacientes que han sufrido un accidente cerebrovascular. Sin embargo, la evidencia reciente pone de relieve que los beneficios son aún mayores si se efectúa una adecuada prevención primaria y secundaria de las patologías infecciosas de las encías o de los tejidos que rodean los implantes dentales.

El tratamiento no quirúrgico de la enfermedad periodontal reduce los costes médicos anuales en un 40% en personas con diabetes tipo 2

Y es que el tratamiento de la enfermedad periodontal puede disminuir las consecuencias negativas de algunas condiciones sistémicas crónicas (como la diabetes, la enfermedad cardiovascular o el ictus), pero la puesta en marcha de una sencilla estrategia de prevención primaria a nivel bucodental puede tener aún más importantes consecuencias para la salud, tanto oral como general. 

Medidas básicas de prevención de las enfermedades de las encías ahorran costes y producen importantes mejoras en la salud general y en la calidad de vida

Aunque los beneficios de una correcta higiene bucodental no se evidencian a corto plazo, a medio y largo plazo medidas básicas de prevención de las enfermedades de las encías (como la higiene bucodental diaria, el uso de colutorios o el empleo de cepillos interdentales) ahorran costes y producen importantes mejoras en la salud general y en la calidad de vida”, asegura el Prof. Mariano Sanz, catedrático de Odontología de la Universidad Complutense de Madrid, quien demanda “más inversión en prevención y menos en tratamiento”.

Y es que, como reconoce el Dr. Juan Blanco, Prof. titular de Periodoncia de la Universidad de Santiago de Compostela, “es hora de tomarse en serio enfermedades como la periodontitis”. No solo la periodontitis es la enfermedad inflamatoria crónica más común del ser humano, afectando a 8 de cada 10 adultos mayores de 35 años, sino que sus consecuencias superan el ámbito oral. 

Los expertos apuestan fundamentalmente por la prevención y demandan una mayor implicación de las autoridades sanitarias y los decisores de salud

La pérdida de piezas dentales es una de las principales consecuencias que induce en la boca una enfermedad como la periodontitis (caracterizada por la infección de las encías), aparte de causar importantes problemas funcionales en la cavidad oral y de provocar un deterioro estético significativo. Sin embargo, ahora también se corrobora su impacto negativo sobre la salud general. “Sabemos que la periodontitis se relaciona de forma significativa e independiente como las más comunes enfermedades inflamatorias crónicas de la edad, incluyendo la enfermedad cardiovascular aterogénica, la diabetes tipo 2, la enfermedad renal crónica, la obesidad o la enfermedad pulmonar obstructiva crónica”, asegura el Prof. Mariano Sanz.

Papel de la consulta dental

Ante este impacto clínico, social y económico, los expertos apuestan fundamentalmente por la prevención y demandan una mayor implicación de las autoridades sanitarias y los decisores de salud. “Hemos de educar a las autoridades sobre la eficacia de los tratamientos periodontales en la salud general y tienen que convencerse de las ventajas que supondría invertir en prevención de las enfermedades bucodentales”, exige el Prof. Mariano Sanz. 

Se demanda una mejor formación de los odontólogos en el ámbito de la prevención

En esta línea, el Dr. David Herrera, profesor de la Facultad de Odontología de la Universidad Complutense manifiesta “la necesidad de acabar con una situación anómala, como es la de tener excluida de la cartera de servicios de la sanidad pública la prevención y atención de los problemas periodontales, más aún cuando las consecuencias de estas patologías están demostrando que impactan negativamente en la salud general”.

La consulta dental puede y debe convertirse en un centro promotor de salud y de medidas preventivas>

Una mejor formación de los odontólogos en el ámbito de la prevención, así como una mayor concienciación y educación de la sociedad (incidiendo especialmente en el establecimiento de medidas básicas de higiene oral desde la infancia), se considera esencial para minimizar el creciente problema que suponen las enfermedades de las encías. 

Y es que los expertos consideran que la consulta dental puede y debe convertirse en un centro promotor de salud y de medidas preventivas. “Es fundamental que en nuestras clínicas tengamos una báscula para pesar a los pacientes, dispongamos de un metro para medir su perímetro abdominal o podamos hacer mediciones de la glucosa en sangre”, aconseja el Prof. Mariano Sanz, quien recuerda que “somos los profesionales de salud que más personas sanas atendemos en un entorno asistencial, lo que nos coloca en un lugar privilegiado para liderar estrategias de prevención y promoción de la salud”.

Para más información, pulse aquí