NOTICIAS

¿Qué es la resistencia antibiótica y qué la provoca?

La resistencia antimicrobiana ocurre cuando los microorganismos (bacterias, hongos, virus y parásitos) cambian al exponerse a medicamentos antimicrobianos (antibióticos, antifúngicos, antivirales, antihelmínticos), desarrollando mecanismos de resistencia al efecto de los fármacos (superbacterias).

- 27 OCT 2020 | REDACCIÓN

Archivo Cuida tus encías

Desde que el doctor Fleming en 1928 descubriera la penicilina, al comprobar que algunas colonias de Staphylococcus aureus eran destruidas por el crecimiento y contaminación del hongo penicillium, el tratamiento antibiótico ha jugado un gran papel en el control de las infecciones bacterianas y ha aumentado la esperanza de vida. Si embargo, un mal uso o abuso de estos fármacos puede tener un efecto indeseado. Por eso, se deben tomar los antibióticos con precaución, para que sigan siendo eficaces durante el mayor tiempo posible.

¿Qué es?

La resistencia antibiótica aparece cuando los antibióticos seleccionan a los microorganismos resistentes y elimina a los sensibles. Entonces, los medicamentos se vuelven menos eficaces, las infecciones persisten en el cuerpo y aumenta el riesgo de transmitirse a otras personas.

Tenemos más bacterias en nuestro cuerpo que células humanas

Según estableció en 2016 la OMS (Organización Mundial de la Salud), la resistencia a los antibióticos es un fenómeno natural, aunque el uso indebido y el abuso en humanos y en animales, selecciona el proceso y aumenta su aparición. Al mismo tiempo, esta institución internacional reconoció que “es una de las mayores amenazas para la salud mundial”, pudiendo afectar a cualquier persona, edad y país. Incluso, desde la OMS se admite que cada vez hay más infecciones (neumonía, tuberculosis…) cuyo tratamiento se vuelve más difícil debido a la pérdida de eficacia de los antibióticos (prolongando el tiempo de estancia hospitalaria y aumentando la mortalidad). Incluso, se afirma que el éxito de la cirugía mayor, trasplantes de órganos o de la quimioterapia podría verse comprometido por infecciones causadas por microorganismos resistentes.

¿Qué provoca las resistencias?

Las bacterias están en todos los sitios y se multiplican rápidamente. Tenemos más bacterias en nuestro cuerpo que células humanas. No siempre son nocivas para nuestro cuerpo, si no que en muchas ocasiones las necesitamos y son beneficiosas, aunque si crecen pueden acabar provocando infecciones.

Las bacterias están programadas para sobrevivir: “adaptarse o morir”, y se convierten en superbacterias. Las bacterias resistentes se encuentran en humanos, animales, comida,… agua, tierra y aire. Su propagación tiene lugar entre humanos y entre humanos y animales, y actualmente es mayor debido al gran desplazamiento de las personas mundialmente. Hay dos tipos fundamentales de resistencias a los antibióticos, la intrínseca (propia de todos los miembros de una especie) y la adquirida (las bacterias pueden sufrir mutaciones aleatorias y son capaces de transferir información genética -en este caso resistencia a antibioticos- a otras bacterias).

La selección de resistencias por los antibióticos es debido a dos causas principales:

1. Abuso y mala utilización de los antibióticos en humanos y animales, así como debido al mal cumplimiento por parte del paciente. 2. Exceso de profilaxis antibiótica.