INFORMES

Caries, el ‘grinch’ de la salud bucodental en Navidad

Llega la Navidad y, con estas fechas se excede el consumo de alimentos y bebidas altas en azúcar. Además, se presenta para algunos una época de vacaciones en la que nos relajamos y podemos llegar a descuidar nuestra higiene bucal. Estos dos factores son determinantes para que nuestra boca sufra. Se estima que hasta el 50% de las caries se producen después de Navidad.

- 03 DIC 2020 | REDACCIÓN

Archivo Cuida tus encías

Por eso, en esta época es muy importante la prevención y el cuidado de nuestra salud bucodental y saber lo que comemos, para no sufrir las  consecuencias negativas de los excesos  durante estos días.

Un problema muy común

Actualmente se estima que un 35% de la población (2,4 billones de personas) tiene caries en los dientes permanentes, siendo la enfermedad más prevalente del ser humano entre las enfermedades crónicas no transmisibles.

Hasta el 50% de las caries se producen después de Navidad

La caries dental se produce cuando la placa bacteriana que se forma en la superficie de los dientes convierte los azúcares libres (todos los azúcares añadidos a los alimentos por los fabricantes, los cocineros o los propios consumidores, más los azúcares presentes de forma natural en la miel, los siropes y los jugos de frutas) que contienen los alimentos y las bebidas, en ácidos que destruyen el diente con el tiempo. 

Tradicionalmente, se ha implicado al Streptococcus mutans como el principal microorganismo responsable de la caries dental; existen otros microorganismos como los Lactobacillus, Actinomyces y otros tipos de Streptococcus que también participan en el desarrollo de esta enfermedad, pero su rol es de menor importancia.

Se estima que un 35% de la población tiene caries en los dientes permanentes

La ingesta abundante y continua de azúcares libres, la exposición insuficiente al flúor y la deficiente eliminación de la placa bacteriana con el cepillado de los dientes pueden provocar caries, dolor y, en ocasiones, pérdida de dientes e infección.    Existe un vínculo causal entre el consumo elevado de azúcar y la diabetes, la obesidad y la caries dental.  

Medidas preventivas

Ante situación, y más aún en fechas navideñas, es imprescindible la prevención. Como medidas comunes más recomendables, destacamos éstas:

• Fomentar una dieta equilibrada baja en azúcares libres y que incluya muchas frutas y hortalizas, y en la que la bebida principal sea el agua

• Interrumpir el consumo de tabaco en todas sus formas

• Reducir el consumo de alcohol 

• Evitar tentempiés o consumir bebidas azucaradas constantemente, ya que aportan a las bacterias de la boca más alimento para producir los ácidos que atacan los dientes y los desgastan

• Los alimentos que se adhieren a los dientes durante mucho tiempo tienen mayor probabilidad de causar caries que los que se eliminan fácilmente mediante la saliva

• A pesar de ser fechas especiales, no cambies tus rutinas de higiene bucodental

• Ante el menor atisbo de caries, acude a tu dentista

Los excesos navideños, con comidas copiosas y azucaradas y relajación de los buenos hábitos, también pasan factura a nuestros dientes

La exposición suficiente al flúor es un factor esencial en la prevención de la caries. Se puede obtener un nivel óptimo de flúor a través de diversas fuentes, entre ellas el agua potable, la sal, la leche y los dentífricos fluorados. La incorporación de flúor al cuerpo tiene efectos beneficiosos —reduce la incidencia de caries dentales— y negativos —provoca fluorosis del esmalte y los huesos después de una exposición prolongada. 

Y si vas a comer ciertos dulces navideños, ten también en cuenta estos consejos:

– El turrón duro, mejor que el blando, ya que su composición cuenta con almendra, miel, clara de huevo y un porcentaje más bajo de azúcar

– Los dulces más duros pueden llegar a fracturar nuestros dientes, romper empastes o dañar tratamientos de ortodoncia, por lo que debemos limitar su ingesta todo lo que podamos

– Los dulces blandos y pegajosos tampoco son beneficiosos, ya que crean problemas de inflamación de encías en personas con aparatos de ortodoncia

– Respecto al alcohol, el vino tinto se presenta como el menos agresivo para nuestra salud dental, ya que el vino blanco y el champán dañan el esmalte y son agresivos para el cemento de la raíz dental.