INFORMES

Mejorar la función y favorecer una estética natural, objetivo cumplido

Lo que parecía un objetivo casi imposible de lograr hace algunas décadas, actualmente es una realidad y, de hecho, un resultado muy común y habitual tras un adecuado tratamiento con implantes dentales. Se logra no solo mejorar la función, sino también optimizar la estética.

- 18 DIC 2020 | POR PACO ROMERO

Archivo Cuida tus encías.

Mejorar la funcionalidad de la boca es el principal objetivo que se persigue habitualmente cuando se opta por colocar un implante dental. Pero que además sea estético es cada vez un fin adicional que adquiere mayor relevancia, sobre todo cuando el implante se sitúa en zonas clave para la apariencia física.

Conseguir una rápida y eficaz osteointegración es un factor determinante del éxito del tratamiento

Los implantes dentales son dispositivos médicos, que actúan como raíces artificiales, creados para sustituir dientes ausentes o perdidos por cualquier causa. Son aditamentos capaces de integrarse hasta el punto de convivir de forma sana y totalmente natural con el resto de los tejidos de la boca. 

La regeneración de los tejidos óseos perdidos es fundamental para obtener un resultado exitoso en tratamiento con implantes 

Conseguir una rápida y eficaz osteointegración (conexión directa estructural y funcional entre el hueso vivo y la superficie de un implante sometido a carga funcional) es un factor determinante del éxito del tratamiento con implantes dentales, un éxito que también depende en gran parte de la capacidad previa para predecir el resultado funcional y estético que se alcanzará. Además, el éxito de las rehabilitaciones implantosoportadas ha implicado que en los últimos años se tengan en cuenta con mayor frecuencia parámetros estéticos. 

Diseño digital de la sonrisa

Para ayudar en este campo, se ha extendido en los últimos años el denominado Diseño Digital de la Sonrisa (DSD, en sus siglas en inglés), una herramienta multiusos que puede ayudar a los dentistas durante diferentes fases del tratamiento. 

Si se pretende un mejora funcional y estética, es esencial una correcta planificación

El protocolo de DSD nos ayuda desde la primera visita a entender la solución estética, y el plan de tratamiento elaborado. Además también permite mejorar la efectividad de la secuencia clínica, facilitando la comunicación entre los clínicos y los técnicos de laboratorio. Las líneas y formas dibujadas en fotografías extraorales que aportan referencias apropiadas pueden transferirse a fotos intraorales y esto ayudar al equipo a ampliar la visión del caso, entendiendo las limitaciones, resaltando las soluciones estéticas y previsualizando el resultado. También permite hacer revaluaciones continuas de los resultados de los tratamientos.

El Diseño Digital de la Sonrisa es una herramienta multiusos que puede ayudar a los dentistas durante diferentes fases del tratamiento

Según los expertos, el DSD cambia el método que el clínico utiliza para comunicarse con el paciente. La educación de los pacientes se mejora, permitiendo seleccionar el tratamiento ideal que es estéticamente diseñado para las necesidades del paciente y orientado a resultados superiores. Además, se considera que con este recurso se incrementa la aceptación de casos para ser tratados, que es un punto crítico para el éxito de cualquier clínica dental.