INFORMES

Los peligros del ‘low cost’ en el cuidado de la salud bucodental

Proliferan las clínicas dentales que se apuntan a la tendencia del ‘low cost’, un concepto que ha tenido su éxito y razón de ser en determinados sectores económicos pero que en el ámbito de la salud, y concretamente en el de la salud de la boca, puede tener importantes consecuencias negativas.

- 04 ENE 2021 | POR PACO ROMERO

Shutterstock

Ahorrarse dinero en el cuidado bucodental y tratar de buscar aquel tratamiento que sea más económico son razonamientos entendibles, y más aún en estos momentos de crisis y dificultades económicas; sin embargo, con la salud no se debe jugar y no debe someterse a los rigores de la oferta y la demanda, y menos aún a promociones engañosas que esconden, en muchos casos, tretas para reducir los costes a costa de la calidad. En salud bucodental, la calidad debe ser prioritaria y una condición imprescindible. Además, en muchas ocasiones, las ofertas de precios que se realizan no llegan a ser tan baratas como parece, puesto que a la base del coste del tratamiento empiezan a sumarle el gasto adicional que suponen radiografías, consultas, materiales…de forma que, en muchas ocasiones, se equiparan los precios con los de cualquier otra clínica.

La proliferación de las clínicas dentales ‘low-cost’ plantea algunas dudas sobre la calidad de la atención odontológica que ofrecen

Un informe del Colegio Oficial de Odontólogos y Estomatólogos de la Primera Región (COEM) advierte de la proliferación de las clínicas dentales ‘low-cost’ y algunas de sus prácticas en España, subrayando que el 81% de los españoles tiene una opinión crítica sobre las cadenas dentales y sus servicios. Por ello, resulta especialmente significativo el lema utilizado por esta institución en una exitosa campaña de concienciación: “No abras tu boca a cualquier precio”.

En este tipo de iniciativas ‘low cost’ se suelen utilizar materiales cuya calidad está por muy por debajo del odontólogo de confianza

En este sentido, la Sociedad Española de Periodoncia (SEPA), en palabras de su presidente, el Dr. Antonio Bujaldón, recuerda que “no se debe dejar la salud bucodental en manos de la oferta y la demanda”. Además, tal y como aclara, “el hecho de que haya un número mucho mayor de dentistas ha provocado que ciertas clínicas con estilos puramente económicos y no sanitarios copen el mercado de la Odontología, ofreciendo salarios bajos debido a la plétora profesional. Lo que nos lleva a una frecuente rotación de dentistas en estas clínicas”. Por ello, añade el Dr. Bujaldón, “queremos recomendar que se acuda a su dentista de confianza que puede atenderle de manera humana y conoce sus problemas sin el lastre de las frecuentes rotaciones de profesionales”

¿Por qué se debe tener cuidado?

Las clínicas “low cost” suelen ser una opción alternativa a las consultas odontológicas tradicionales, generalmente adoptando el rol de franquicias que, habitualmente, acumulan una gran cantidad de quejas debido a motivos clínicos, siendo la demanda más común los tratamientos de ortodoncia y los de prótesis (tanto sobre dientes como sobre implantes).

La mayoría de firmas que optan por las ofertas como estrategia comercial para captar clientes están formadas por profesionales sin demasiada experiencia

En general, tras una oferta de servicios odontológicos se esconden otras cosas que el paciente desconoce, pero que son muy importantes para su salud, como puede ser la calidad de los materiales. En este tipo de iniciativas ‘low cost’ utilizadas principalmente por grandes empresas, franquicias o seguros de salud se suelen utilizar materiales cuya calidad está por muy por debajo del odontólogo de confianza, que no permite rebajar los estándares de calidad.

La  atención al paciente  y la cercanía, básica para generar un vínculo de confianza, suele ser muy deficitaria en este tipo de clínicas

Respecto a la asistencia, cabe reseñar que la mayoría de firmas que optan por las ofertas como estrategia comercial para captar clientes están formadas por profesionales sin demasiada experiencia, contratados con salarios bajos e irrisorios para su valía. Además, en la mayoría de los casos, estos odontólogos son obligados a realizar un mínimo de actuaciones dentales facturables a los pacientes (aunque no siempre sean estrictamente necesarias) y suelen ser obligados a prestar el servicio en un tiempo récord para optimizar el volumen de atenciones que deben realizar. Es decir, dedican menos tiempo del necesario a la atención del paciente.

No juegues con la salud de tu boca buscando solo la oferta económica

Sin duda, la combinación de información incompleta y falta de transparencia a la hora de explicar procedimientos, junto con el empleo de material de baja calidad y profesionales poco formados, hacen de estos tratamientos dentales poco seguros. Por lo tanto, no te dejes embaucar por publicidad agresiva, con ofertas a bajo precio, cuya cuantía se va incrementando a medida que se va realizando el tratamiento. Antes de realizarte un tratamiento dental contrasta los pros y los contras de cada clínica, y no juegues con la salud de tu boca buscando solo la oferta económica.