NOTICIAS

El uso continuado de mascarillas amenaza con variar hábitos de higiene bucal

Desde hace más de un año, las mascarillas han venido a formar parte de nuestra vida cotidiana. Esto no solo plantea algunas dudas respecto a la salud bucal, sino que también se advierte sobre la posibilidad de que se modifiquen negativamente algunos hábitos de higiene oral.

20 ABR 2021

El uso de la mascarilla es una de las medidas más efectivas en la prevención del Covid-19; pero el hecho de tener más de la mitad inferior de nuestro rostro tapado, alrededor de unas 8 horas al día, puede hacer que nos olvidemos de él, restándole la importancia que se merece. No hay que descuidar la higiene oral; al revés, es el momento de intensificar y ser más riguroso con las medidas de cuidado de la cavidad oral.

Existen crecientes dificultades y reticencias para lavarnos los dientes fuera de nuestra casa

Lo cierto es que desde la llegada de esta “nueva normalidad”, muchos de nuestros hábitos se han visto modificados. “Se ha vuelto complicado poder lavarnos los dientes fuera de nuestra casa, bien por miedo al contagio o bien porque en algunos establecimientos no está permitido el uso del baño para ese fin, por el riesgo de propagación del virus al dispersarse aerosoles”, ha afirmado Marta Bruna del Cojo, profesora de Odontología de la Universidad CEU San Pablo.

El uso prolongado de la mascarilla puede hacer que ingiramos menos líquidos

Además, la especialista bucodental explica que el uso prolongado de la mascarilla puede hacer que ingiramos menos líquidos, por miedo a quitarnos la mascarilla y quedar desprotegidos”. En este sentido, apunta que “la falta de agua puede producir alteraciones en la cavidad oral, favoreciendo el desarrollo de patologías bucodentales”. El agua ayuda en el proceso de autolimpieza de la boca, aporta flúor en el caso de las aguas fluoradas y favorece la producción de saliva.

No hay que descuidar nuestra higiene oral y debemos seguir un adecuado protocolo de revisiones odontológicas

Con los conocimientos actuales, se concluye que las mascarillas, per se, no son responsables de la aparición de las patologías bucodentales. Sin embargo, es importante insistir en la necesidad de escoger la mascarilla más adecuada y usarla correctamente, así como cuidar nuestra salud bucodental. Como recomienda la experta de la Universidad CEU San Pablo, “debemos mantener una dieta de comidas y bebidas saludables, no descuidar nuestra higiene oral y seguir un adecuado protocolo de revisiones en el odontólogo”.