LA OPINIÓN DEL EXPERTO

«Dejar el tabaco supone una mejor salud bucodental»

Abandonar el hábito tabáquico es lo mejor que una persona fumadora puede hacer por su salud presente y futura, ganando en cantidad y en calidad de vida. Así lo subraya en esta entrevista la Dra. Leyre Gaztelurrutia, coordinadora del Área de Tabaquismo del Grupo de Respiratorio y Tabaquismo de la Sociedad Española de Farmacia Clínica, Familiar y Comunitaria (SEFAC), y secretaria de la Junta Directiva del Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo (CNPT). Esta experta, que forma parte del Grupo de Trabajo conjunto de la Sociedad Española de Periodoncia (SEPA) y el CNPT, insiste en la estrecha vinculación que hay entre tabaco y salud bucal.

03 MAY 2021

¿Cómo está afectando la pandemia de coronavirus a otra ‘epidemia’ más grave y extendida, como es el tabaquismo?

En enero de 2020, con el inicio de la financiación de algunos de los fármacos con indicación para la cesación tabáquica por parte del Sistema Nacional de Salud (bajo ciertos requisitos), percibimos un aumento de fumadores que deseaban realizar un intento serio para dejar de fumar. Dada la situación de estado de alarma instaurada y la saturación de los profesionales sanitarios, muchos pacientes que habían iniciado el proceso no pudieron ser atendidos como hubiera sido deseado en su centro de salud. El apoyo de otros profesionales sanitarios, como son los farmacéuticos comunitarios, odontólogos, periodoncistas…, fue clave en el mantenimiento tanto del tratamiento farmacológico y cognitivo conductual, como en la motivación, y en continuar con el intento. 

“En el momento actual, aún es más importante la necesidad de implicar a todos los profesionales sanitarios en la lucha frente al tabaquismo”

Dada la situación que estamos viviendo actualmente, la saturación de muchos profesionales y del riesgo que implica el hecho de ser fumador en la evolución de la enfermedad COVID-19, así como el riesgo de contagio a través del humo exhalado por el fumador, aún cobra más importancia remarcar la necesidad de implicar a todos los profesionales sanitarios en la lucha frente al tabaquismo, realizar consejo breve, unificar nuestros mensajes, y trabajar de manera coordinada y protocolarizada, buscando siempre el beneficio del paciente y conseguir que DEJE DE FUMAR.

En octubre de 2020 se publicaron los resultados de la encuesta “Tabaco, otras formas de consumo y confinamiento”, coordinada por Ministerio de Sanidad y que contó con el asesoramiento del CNPT y las comunidades autónomas de La Rioja y Murcia. Se realizó entre el 4 y el 22 de mayo de 2020, a través de un cuestionario on-line y en ella participaron 24.386 personas de toda España. Como resultado se vio que el 73,5% de los fumadores se había mantenido en la misma frecuencia de consumo durante el confinamiento, mientras que el 15,7% había disminuido su frecuencia y el 10,8% había aumentado. En general, se detectó un aumento de las cantidades consumidas (el 20 % consumió lo mismo y el 30 % afirmó haber reducido el consumo) y un 7,8 % se iniciaron en el consumo o recayeron durante el confinamiento, mientras que el 7,2% dejó de fumar.

“Durante el confinamiento se detectó un aumento de las cantidades de tabaco consumidas”

A grandes rasgos, ¿cómo calificaría la situación actual del problema que supone el tabaquismo en nuestro país?

El tabaquismo supone un gran problema de salud pública en el que debemos implicarnos todos. Son necesarias medidas por parte de las autoridades para cumplir cada uno de los puntos del Convenio Marcoy de la “Declaración de Madrid 2018: por la salud y para el avance de la regulación del tabaco en España”, firmada por más de 60 instituciones, entre asociaciones ciudadanas, sociedades científicas y consejos profesionales. Además, deben cumplirse medidas como el aumento en el número de fármacos financiados para la cesación tabáquica, la eliminación de la limitación de la financiación de tratamiento a aquellos pacientes con resultado en el test de Fagerström mayor o igual a 7, la ampliación de espacios libres de humo (terrazas, coches…), el incremento del precio de la cajetilla (una de la medidas mas efectivas)…

“El tabaquismo supone un gran problema de salud pública”

Y debemos tener en cuenta también que no podemos hablar solo de los cigarrillos y formas de consumo tradicionales, ya que han aparecido en escena los cigarrillos electrónicos y otros productos susceptibles de liberación de nicotina.

“Han aparecido en escena los cigarrillos electrónicos y otros productos susceptibles de liberación de nicotina”

¿Cuáles son, a su juicio, las principales implicaciones del tabaco en la salud oral?

El tabaco afecta de manera amplia y muy negativa a nuestra salud bucal. Podemos citar algunos ejemplos: desde el deterioro de la apariencia estética por la decoloración y aparición de manchas, la halitosis, el aumento de la incidencia de caries, el desarrollo de periodontitis o el riesgo de pérdida de implantes dentales hasta el incremento de riesgo de desarrollar cáncer oral.

“El tabaco afecta de manera amplia y muy negativa a nuestra salud bucal”

Y, al contrario, una mala salud bucodental o periodontal, ¿tiene una influencia o impacto especialmente negativa en la persona fumadora?

Por supuesto. Pero mejor hablaremos en positivo: una persona con cualquier patología, no solo a nivel bucodental, sino prácticamente cualquier patología en la que pensemos, mejorará con la cesación tabáquica. Al dejar de fumar, disminuirá el riesgo de cáncer oral y mejorará el gusto y se reducirá la halitosis; y no solo eso, la vascularización aumentará de manera notable,  ya que la nicotina es vasoconstrictora y, por ello, mejorará la salud bucodental y periodontal,  mejorando también la cicatrización y reduciéndose el riesgo de fracaso de los implantes.

“Abandonar el tabaquismo supone una mejora de la salud general del fumador”

¿Cómo romper este círculo vicioso entre tabaco y problemas bucodentales?

El tabaco es un factor de riesgo para un gran número de patologías y, además, al eliminar éste de la ecuación hay una mejora de la salud general del paciente. Por ello, dejar el tabaco es lo mejor que el paciente puede hacer por su salud presente y futura, ganando en cantidad y en calidad de vida.

“Dejar el tabaco es lo mejor que el paciente puede hacer por su salud presente y futura, ganando en cantidad y en calidad de vida”

¿Por qué es tan importante abordar, de forma integral y con una visión global, los problemas de salud bucodentales y el tabaco?

Tratar un problema de salud, como pueden ser los bucodentales, sin tratar la causa o uno de los factores que empeoran su pronóstico supone que dicho problema de salud no se solucione, siga su curso, haya recaídas,…dejar el tabaco supone una mejor vascularización, una mejor cicatrización y, en definitiva, una mejor salud bucodental.

¿Cómo valora el papel que puede desempeñar la consulta dental en el proceso de deshabituación tabáquica?

En la lucha frente al tabaquismo es necesaria la implicación de todos los profesionales sanitarios, incluido el equipo odontológico, de manera coordinada y transmitiendo el mismo mensaje. Todos debemos realizar al menos un consejo breve cada vez que tengamos a un fumador delante, ya que con tan solo 5 minutos podemos conseguir que el paciente se plantee la posibilidad de realizar un intento de cesación tabáquica. Si sumamos a este objetivo la actuación de todos los sanitarios, multiplicamos los impactos que reciben los pacientes y, por ello, los intentos de abandonar su hábito.

En este sentido, es importante trasmitir siempre mensajes positivos, como: “Dejar de fumar es lo mejor que puedes hacer por tu salud actual y futura”, y personalizaremos dicho mensaje en la medida de lo posible. Si, además, el profesional tiene la formación suficiente, podrá hacer seguimiento del paciente que realice un intento, de manera programada o puntual cada vez que acuda a la consulta, aumentando las posibilidades de éxito en la cesación al cabo de un año.

“En la lucha frente al tabaquismo es necesaria la implicación de todos los profesionales sanitarios, incluido el equipo odontológico”

¿Por qué considera importante el grupo de trabajo SEPA-CNPT?

El CNPT, está constituido por 38 sociedades científicas, consejos profesionales y asociaciones de pacientes, lo que permite aunar fuerzas en la lucha contra el tabaquismo de nuestro país. Además, trabajar en grupos de trabajo de manera individual con cada uno de estos socios, como es el caso de SEPA-CNPT, permite enriquecer, fortalecer y obtener resultados de manera sinérgica para ambos.

¿Alguna iniciativa de este grupo que le gustaría resaltar especialmente?

En el grupo de trabajo SEPA-CNPT se han elaborado documentos de manera conjunta de alta calidad científica, y actualmente estamos inmersos en un gran proyecto que tendrá resultados visibles en un corto-medio plazo, con uno de los objetivos comunes que tenemos, como es que los pacientes dejen de fumar.

“En el grupo de trabajo SEPA-CNPT se han elaborado documentos de manera conjunta de alta calidad científica”

¿Subsisten algunos bulos o ideas erróneas extendidas socialmente sobre el tabaco?

Debe quedar claro que dejar de fumar siempre es beneficioso para la salud del paciente, tanto presente como futura, y que continuar fumando no tiene ninguna ventaja. Del mismo modo, el paciente debe saber que no hay consumo de tabaco seguro, es decir, un solo cigarrillo también es perjudicial para salud.

“Dejar el tabaco es lo mejor que el paciente puede hacer por su salud presente y futura, ganando en cantidad y en calidad de vida”

Aparte de dejar de fumar, ¿qué consejos básicos y sencillos para daría a la persona fumadora para protegerse y prevenir enfermedades bucodentales?

Dejar de fumar es la verdadera solución y la manera de tratar en muchas ocasiones la causa. Por ello, debemos centrar nuestros esfuerzos en el cese tabáquico absoluto del paciente, reforzando el mensaje positivo y la motivación, personalizando las ventajas de dicho cese y ofreciendo ayuda y acompañamiento durante todo el proceso.

El grupo de trabajo SEPA-CNPT, en el 2018, elaboró un informe llamado “Cesación tabáquica y salud bucal” en el que se recogen consejos en este sentido:

Los beneficios de la cesación tabáquica para la salud general son inmediatos:

• El riesgo de infarto de miocardio disminuirá pocos días después de dejar de fumar

• La tensión arterial y el colesterol, que también contribuyen a la enfermedad cardiovascular, descenderán en poco tiempo

• Aumentará la capacidad para hacer ejercicio y actividades de todo tipo

• La función pulmonar aumentará en pocos días

• Las infecciones de vías respiratorias te afectarán menos y tendrás menos tos

• Disminuirá rápidamente el riesgo de cáncer de pulmón, boca, laringe, vejiga, estómago, esófago y riñón

• Tu piel tendrá mejor aspecto

“Al dejar de fumar, disminuirá el riesgo de cáncer oral, mejorará el gusto, se reducirá la halitosis,…”

Y los beneficios que se obtienen para la salud oral también son múltiples:

• Al dejar de fumar disminuye de manera evidente el riesgo de cáncer oral

• Disminuye de manera substancial la incidencia de leucoplasia oral e incluso un número significativo de estas lesiones desaparecerán tras la cesación tabáquica

• Mejora el sentido del gusto y el olfato, así como la halitosis * A las 4 a 6 semanas de abandonar el tabaco empieza a recuperarse la vascularización de la encía. Al cabo de un año de dejar de fumar, la encía vuelve a su apariencia y anatomía normales. Esto supone: una mayor respuesta inflamatoria en la encía, lo que facilitaría, entre otras cosas, un diagnóstico más temprano de las enfermedades periodontales; mejora la respuesta a los diferentes tratamientos periodontales, desapareciendo las diferencias con los no fumadores de manera casi inmediata; se reducen progresivamente todos los riesgos periodontales asociados al tabaco al mejorar la respuesta inmune; mejora el pronóstico y por ello, se perderán menos dientes; disminuye el riesgo de fracaso en el tratamiento con implantes, así como de aparición de patología periimplantaria al mismo nivel que los no fumadores.