ENTREVISTAS

La periodontitis favorece la aparición de neumonía adquirida en la comunidad

La aspiración de bacterias desde la cavidad oral hasta los pulmones podría explicar la fuerte asociación que se establece entre las enfermedades respiratorias, la periodontitis y la COVID-19. Sobre estos aspectos hablamos con el Dr. Jordi Almirall.

04 MAY 2021

¿Qué rol le otorga a la periodontitis en la aparición de neumonías?

Está demostrada la relación y la influencia que tiene la periodontitis en la aparición de neumonía bacteriana. En el caso concreto de COVID-19, que es una enfermedad vírica, se sabe que por sí sola puede ser causante de neumonía vírica pero puede actuar, además, como predecesor de sobreinfección bacteriana por organismos residentes en la cavidad oral. Por tanto, la repercusión sobre la morbi-mortalidad es muy importante.

“Está demostrada la relación y la influencia que tiene la periodontitis en la aparición de neumonía bacteriana”

¿Qué papel juega la aspiración de bacterias desde la cavidad oral en el pronóstico de pacientes con COVID-19?

Fisiopatológicamente, la mayoría de neumonías (de causa bacteriana) son aspirativas; por lo tanto, hemos de considerar que la aspiración de microorganismos procedentes de la cavidad oral (Streptococcus pneumoniae,  Haemophilus influenzae y Staphylococcus aureus) son la causa más frecuente de neumonía.

“Se puede producir neumonía si aspiramos mayor volumen de bacterias o con mayor carga bacteriana, y ello puede verse favorecido ante una infección previa o en personas con algún tipo de inmunodeficiencia”

La neumonía que es fisiopatológicamente de origen vírico es por inhalación, como ocurre en la infección por el virus SARS-CoV-2. Estos casos pueden ver empeorado su pronóstico por favorecer la sobreinfección pulmonar, debido a bacterias que residen en la cavidad oral, capaces de producir nueva neumonía bacteriana; por eso, es fundamental saberla diagnosticar a tiempo, ya que en estos casos los pacientes se pueden beneficiar de antibioterapia.

“La aspiración de microorganismos procedentes de la cavidad oral son la causa más frecuente de neumonía bacteriana”

Al margen de la COVID, parece que no hay dudas sobre la estrecha asociación entre periodontitis e infección pulmonar…

Así es. Hemos realizado estudios caso-control, de base poblacional, que han demostrado que la periodontitis favorece la aparición de neumonía adquirida en la comunidad. Esto es así, posiblemente, porque la periodontitis favorece la colonización y/o la virulencia de microrganismos que actúan como patógenos pulmonares.

“Es muy probable que la periodontitis favorezca la colonización y/o la virulencia de microrganismos que actúan como patógenos pulmonares”

¿Qué trascendencia patológica tiene la aspiración de bacterias desde la cavidad oral hacia los pulmones en personas inmunológicamente debilitadas?

Tienen más riesgo de padecer infección. De hecho, todos nosotros aspiramos bacterias durante la fase REM del sueño, sin que ello tenga ninguna relevancia. Se ha demostrado que se puede producir neumonía si aspiramos mayor volumen de bacterias o con mayor carga bacteriana, y ello puede verse favorecido ante una infección previa o en persones con algún tipo de inmunodeficiencia.

“La neumonía asociada al virus SARS-CoV-2 puede empeorar su pronóstico al favorecerse la sobreinfección pulmonar debido a bacterias que residen en la cavidad oral”

Atendiendo a las evidencias disponibles actualmente, ¿qué recomendaciones daría, por ejemplo, a personas con periodontitis en riesgo algo de tener COVID o en pacientes con COVID hospitalizados?¿Y si precisan ventilación mecánica?

Tanto las personas con periodontitis que tienen un riesgo aumentado de sufrir COVID como las que no, deben seguir escrupulosamente las recomendaciones habituales (lavado frecuente de manos, mantener distancia adecuada entre personas, buena ventilación, uso de mascarilla) y vacunarse si es posible.

“Las personas COVID-19 deben seguir una buena higiene oral para disminuir en lo posible la carga bacteriana susceptible de ser aspirada”

A las personas que ya están diagnosticadas de COVID-19, les recomendaría una buena higiene oral para disminuir en lo posible la carga bacteriana susceptible de ser aspirada y, por tanto, de producir una nueva neumonía bacteriana; esto es especialmente importante en los pacientes con ventilación mecánica, donde se ha comprobado su beneficio si, además, se utilizan antisépticos orales como la clorhexidina.

“En pacientes COVID-19 sujetos a ventilación mecánica se ha comprobado el beneficio de antisépticos orales como la clorhexidina”

¿Cómo valora la colaboración de neumólogos y periodoncistas?¿qué puede aportar?

Entiendo la vía aérea como una vía única: desde la boca y nariz hasta los alveolos. Por tanto, cualquier actividad que se haga conjuntamente con los distintos especialistas implicados, está en la línea de la unidad funcional que entiendo debería ser considerada.

Otro ejemplo similar se encuentra en la afectación por pólipos nasales, que son tratados por ORLs; en este sentido, estudios recientes han demostrado que estos pacientes tienen mayor incidencia de asma y ésta suele ser más grave. Sin duda, es otro ejemplo de la importancia de trabajar conjuntamente entre las distintas especialidades que actúan en la vía aérea única.

“Es fundamental la colaboración entre las distintas especialidades que actúan en la vía aérea única”

¿Y es optimista respecto al reto pendiente de poner cerco a una enfermedad como la neumonía, que sigue causando un alto índice de mortalidad en todo el mundo?

Estoy convencido que podemos ayudar a prevenir la aparición de neumonía, que es causante de una elevada mortalidad a nivel mundial. Para ello se han estudiado y analizado diferentes factores de riesgo, algunos de los cuales son modificables como: el hábito tabáquico, mantener la cavidad oral bien hidratada, seguir una buena nutrición, mantener una buena higiene oral, seguir revisiones odontológicas periódicas y…emplear la vacuna antineumocócica, ya que el neumococo es la principal causa conocida de neumonía. Por supuesto, las vacunas antivíricas también pueden ayudar a disminuir la incidencia de neumonía bacteriana, dado que el virus puede actuar como predecesor de infección bacteriana.

“Podemos ayudar a prevenir la aparición de neumonía, que es causante de una elevada mortalidad a nivel mundial”