NOTICIAS

Tabaco y enfermedad periodontal, una relación que ‘echa humo’

Aparte de su implicación en determinadas enfermedades sistémicas, se ha demostrado que fumar está también relacionado con la aparición o severidad de algunos problemas bucales, como el cáncer oral y las enfermedades periodontales o enfermedades de las encías.

04 May 2021

Varios estudios científicos recientes apuntan que fumar triplica el riesgo de padecer la forma más severa de periodontitis, y por tanto, incrementa el riesgo de perder nuestros dientes.

Varios estudios científicos recientes han señalado que fumar triplica el riesgo de padecer la forma más severa de periodontitis

El efecto del tabaco parece ser dosis-dependiente, es decir, a mayor número de cigarrillos consumidos, mayor será el grado de afectación de los tejidos que sujetan al diente. También influye la duración del hábito tabáquico, ya que se ha demostrado que existe una asociación directa entre el número de años que una persona lleva fumando y la cantidad de hueso y soporte que sus dientes han perdido.

El efecto del tabaco parece ser dosis-dependiente: a mayor número de cigarrillos consumidos, mayor afectación de los tejidos que sujetan al diente

Las personas fumadoras muchas veces no son conscientes de tener un problema de encías, debido a que los signos de esta enfermedad pueden estar enmascarados por el tabaco. En condiciones normales, las personas que tienen las encías inflamadas suelen experimentar sangrado de las mismas durante el cepillado o de forma espontánea, lo que debe ser considerado un aviso para acudir al dentista.

Las personas fumadoras muchas veces no son conscientes de tener un problema de encías, debido a que los signos de esta enfermedad pueden estar enmascarados por el tabaco

Sin embargo, las personas que fuman pueden exhibir un menor sangrado de encías ante las mismas circunstancias. Esto no significa que tengan una afectación más leve, sino que el tabaco enmascara esta inflamación. Ello es debido a que fumar reduce el número de vasos sanguíneos de la encía y, por consiguiente, el sangrado de la misma. Por ello, es fundamental estar alerta y acudir a nuestro dentista para revisar el estado de nuestras encías.

Si eres fumador y te preocupas por la salud de tu boca y tu salud general, empieza por dejar de fumar; ésta es la mejor medida preventiva y el primer paso en el tratamiento de encías.

Si ya te han diagnosticado enfermedad periodontal en tu dentista o periodoncista, el cese del hábito tabáquico mejorará la respuesta al tratamiento y, además, tendrás un menor riesgo de volver a desarrollar la enfermedad en el futuro.