NOTICIAS

¿Muerdes bien? Cuando usar aparatos ortodóncicos es una necesidad

Para comprender mejor por qué se necesitan aparatos ortodóncicos y otros dispositivos de ortodoncia, resulta útil hablar primero un poco sobre los dientes.

16 Sep 2021

Durante la niñez los dientes de «leche» se caen para ser reemplazados por los dientes permanentes de la etapa adulta. Aunque los dientes definitivos de algunas personas crecen en la posición adecuada y con los espacios correctos, los dientes de muchas personas no lo hacen. En muchas ocasiones habremos visto bocas con dientes “mal puestos”, torcidos, apiñados…que estéticamente nos llaman la atención, pero que además normalmente provocan problemas funcionales graves a sus dueños ya que no les permiten morder de una manera adecuada

En ocasiones esta mordida incorrecta no es solo debida que los dientes no se encuentren alineados, si no que en muchos casos se debe también a que el tamaño del maxilar y de la mandíbula (donde se asientan las piezas dentales) no son los correctos.

Maloclusión

Esta palabra deriva del latín y significa «mala mordida». La maloclusión puede ser un problema porque interfiere con la masticación adecuada — los dientes torcidos que no están bien alineados no funcionan tan bien como los derechos. Como la masticación es la primera parte al comer y digerir, resulta importante que los dientes puedan realizar el trabajo. Los dientes que no están bien alineados también pueden ser difíciles de cepillar y mantener limpios, lo que puede causar caries y enfermedad de las encías. Y finalmente, muchas personas que tienen los dientes torcidos pueden sentirse cohibidos respecto a cómo se ven; los aparatos ortodónticos pueden ayudarlos a sentirse mejor con su sonrisa y su apariencia completa.

La palabra maloclusión procede del latín y significa ‘mala mordida’

Si el dentista sospecha que un paciente necesita aparatos ortodónticos u otros dispositivos de corrección, derivará al paciente a un ortodoncista. Los ortodoncistas son dentistas que tienen un entrenamiento especial en el diagnóstico y el tratamiento de dientes y mandíbulas mal alineados. Los dentistas pueden determinar si los dientes estarán mal alineados una vez que el paciente comience a tener una dentición definitiva (algunas veces tan pronto como a los 6 o 7 años), mientras que el ortodoncista puede recomendar terapia de tratamiento interceptiva, que implica el uso de dispositivos para influir en el crecimiento facial, ayudar a que los dientes crezcan mejor y evitar el desarrollo de problemas más serios).